Glosario de términos

Avería

La avería es el daño o mal funcionamiento de un elemento que no permite su completa utilización. En el caso de un coche, la avería se entiende por la rotura de un componente o pieza del vehículo que necesita reparación o sustitución. Un coche está compuesto por numerosas piezas y sistemas que con el uso son susceptibles de sufrir averías.

Una avería en el coche puede ser difícil de detectar, incluso puede originar otras averías con mayor gravedad. La causa de una avería puede variar y por tanto, el coste de la reparación.

Cómo se detectan las averías en los coches

La mayor dificultad para un mecánico es encontrar la avería indicada en el coche para su respectiva reparación.

En todos los casos, lo más recomendable es cumplir con las revisiones periódicas del coche y realizar un mantenimiento regular del mismo. También podemos detectar averías en el vehículo gracias a los testigos de averías. Estos sensores velan por el buen funcionamiento de todos los elementos del coche. Cuando aparece una luz en el cuadro de instrumentos del coche nos avisa de un problema. Los colores de estas luces pueden ser rojo, cuando el coche puede sufrir un problema grave y no recomiendan seguir circulando, o de color amarillo ante fallos del coche o en los sistemas que se deben revisar. También hay luces de color verde o azul a nivel informativo y no son preocupantes.

Los testigos de averías pueden avisar de varias anomalías, entre ellas destacan:

  • Indicador de anomalía de casos, va unido a una pérdida de potencia e indica un fallo en la gestión del motor, en los sistemas de inyección, encendido o de escape. No se puede seguir circulando porque puede causar una avería mayor en el motor.
  • Testigo de freno, indica que el freno de mano no se ha quitado bien o falta de líquido de frenos.
  • Indicador de la temperatura nos indica nivel de líquido anticongelante insuficiente o que el motor se ha sobrecalentado.
  • Testigo de aceite, esta luz en el cuadro del coche muestra un problema con el aceite. Si es de color amarillo es por un nivel insuficiente, si es de color rojo por fallo en la presión o una temperatura elevada. El aceite es fundamental para el funcionamiento del motor, por tanto, se recomiendo detener el vehículo.
  • Indicador de batería, advierte de un fallo en el alternador o batería descargada.
  • Testigo de precalentamiento de motor, marca un calentamiento en el motor o una anomalía en el mismo.

Existen muchos tipos de testigos de averías además de las mencionadas, como el testigo de la presión de neumáticos, del cinturón de seguridad o de combustible bajo. Ante cualquier luz en el cuadro del coche, conviene echar un vistazo al manual del vehículo para saber si puedes llevar el coche al taller tú mismo o tienes que llamar a la grúa.

Con los años, las averías en el coche son inevitables. Estas averías pueden ser más o menos costosas dependiendo del vehículo y del tipo de avería, no es lo mismo una avería en la batería del coche que en el motor. Por tanto, lo recomendable es un buen mantenimiento para evitar acudir al taller, comprobar el estado y la presión de los neumáticos frecuentemente y sobre todo antes de un viaje, y calentar el motor a ralentí antes de comenzar a circular, sobre todo en los días de frío.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h