Glosario de términos

Corriente alterna

La corriente alterna es un tipo de corriente eléctrica en el que la magnitud y la dirección tienen una variación de tipo cíclico. Este tipo de corriente oscila en forma senoidal: presenta una curva que sube y baja continuamente, como ondas, con la finalidad de transmitir la energía de manera eficiente. En casos especiales, la corriente alterna puede tener un formato que puede ser cuadrado o triangular.

La corriente alterna y la recarga de los coches eléctricos

El impulso del mercado de los coches eléctricos está relacionado con el aspecto ambiental y económico. Los beneficios en estos dos aspectos motivan cada vez a más a los conductores a inclinarse por esta tecnología. Ahora bien, un punto importante en la ecuación lo representan los modos de carga de la batería.

Existen cuatro modos de recarga para las baterías, de los cuales tres se realizan con corriente alterna (AC) y uno con corriente continua (DC).

Dentro de los sistemas alimentados con corriente alterna podemos encontrar:

  • el modo de carga lenta con enchufe doméstico. 
  • el modo de carga lenta con enchufe integrado con un sistema de protección y un interruptor diferencial.
  • el modo de carga semi-rápida.

¿Cómo se emplea la corriente alterna para recargar la batería de los coches eléctricos?

La carga lenta que se realiza con enchufe doméstico y aprovecha los horarios nocturnos, que suelen tener tarifas más bajas, tiene el inconveniente de carecer de un sistema de protección con interruptor diferencial.

Puede emplearse la red monofásica o la trifásica de la vivienda. La primera se realiza con 16 amperios y hasta 250 voltios, ofreciendo aproximadamente 3,7 kW. En la segunda, con 480 voltios y una potencia de 11 kW.

En el caso de la carga lenta que se realiza con enchufe integrado con sistema de protección incluido y un interruptor diferencial, se optimiza la conexión del coche a la red. De esta forma se logra mayor seguridad durante la recarga de la batería. Normalmente emplea 16 amperios de intensidad, aunque puede llegar a 32.

La carga semi-rápida se realiza con el soporte de un cable fijo del punto de carga que se conecta al coche. La carga semi-rápida controlada y monitoreada emplea 32 o 63 amperios con una potencia comprendida entre 8 y 14 kW.En la red monofásica, este modo reduce a la mitad el tiempo para completar la recarga de la batería. En la red trifásica, empleando una intensidad de 63 amperios y de entre 22 y 43 kW, se reduce el tiempo de carga hasta poco más de media hora.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h