Glosario de términos

Bomba de gasolina

La bomba de combustible se encarga de hacer que los inyectores reciban el combustible necesario. El combustible utilizado en un coche influye en el buen funcionamiento de un motor, y la calidad de este repercutirá en los inyectores y en la bomba de combustible.

Características de la bomba de gasolina

Hoy en día, las bombas de gasolina son de tipo eléctrico y con una potencia de 12 voltios. Generalmente, se colocan dentro del depósito de combustible o en las cercanías. En aquellos coches antiguos con carburador, está ubicada en el motor y emplea un diafragma que se acciona por el eje de levas.

En lo referente a la presión, es necesario que la rampa de inyectores tenga una presión mínima de entre 2 y 4 bares, en función de si se va aumentando la velocidad y las revoluciones a las que trabaja el motor del coche.

¿Cómo funciona la bomba de gasolina?

Como ya sabes, para que cualquier coche con un motor de combustión circule es necesaria gasolina o gasoil. La bomba de gasolina es la que extrae el carburante del depósito de combustible que incorpora el coche. Este combustible, a su vez, se envía a los inyectores mediante rieles. Para que este suministro sea constante y controlado se emplea un regulador de presión.

Consecuencias de apurar la reserva de combustible

La mayoría de los conductores tienen la costumbre de apurar la reserva durante bastantes kilómetros. Esto no es nada recomendable porque lo único que se logra es que los residuos sólidos almacenados en la base del depósito pasen al circuito de alimentación de combustible.

Como consecuencia, estos residuos pueden obstruir y dañar dicho circuito. Esto es, sobre todo, muy perjudicial para los inyectores porque su tolerancia a la pulverización del carburante es muy baja.

Tampoco es beneficioso para la bomba de gasolina, ya que si se apura la reserva, el combustible que queda en el depósito no es suficiente para cubrir la bomba y esta podría llegar a sobrecalentarse.

Las averías más comunes en la bomba de gasolina 

Al igual que cualquier otro componente del coche, la bomba de gasolina también puede sufrir averías o deterioros. Existe una serie de síntomas que te pueden ayudar a identificar si existe algún tipo de problema con la bomba de gasolina:

El coche no arranca o sólo arranca algunas veces

Se debe a que la bomba no funciona de manera correcta porque no le llega combustible a los inyectores o no hay suficiente presión. Esto hace que los cilindros no reciban el carburante óptimo para poder generar la combustión necesaria para arrancar el motor.

En caso de que el coche arranque algunas veces y otras no, el problema puede estar en los contactos eléctricos, que son incapaces de proporcionar el voltaje necesario. Otra posible causa puede ser una avería en el relé de la bomba.

El coche da tirones

Si se detectan tirones, lo más probable es que el filtro de combustible esté obstruido. Esto hace que la bomba no pueda suministrar el combustible a presión constante ni en suficiente cantidad, provocando que el motor vaya a tirones, según la gasolina que reciba.

El motor del coche presenta fallos

Puede ser que haya un agarrotamiento de la bomba, por lo que debe ir inmediatamente a un taller mecánico para su reparación antes de que la avería se haga mayor.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h