GLosario de términos

GNL – gas natural licuado

El GNL o gas natural licuado es un gas convertido en líquido mediante un proceso de enfriamiento. También suele denominarse LNG por sus siglas en inglés Liquified Natural Gas. El gas natural licuado está compuesto, fundamentalmente, por el hidrocarburo de metano. Aunque también puede contener otros gases como etano, dióxido de carbono, nitrógeno, propano, butano y otros gases nobles en cantidades menores.

Tras un complejo proceso el gas se purifica y se enfría. Cuando el gas llega a una temperatura de unos -160oC, este pasa a estado líquido. De este modo, puede transportarse en cisternas especiales para gas natural licuado. En el destino se vuelve a calentar para devolverlo a su estado gaseoso y después transportarlo por gasoductos, con destino a empresas de distribución de gas y venta de energía. Consiste en un combustible no tóxico y que permite reducir el peligro de accidente al transportarlo. 

Ante el agotamiento del petróleo, se están barajando otras alternativas que puedan sustituirlo como combustible. Entre las opciones de biodiesel, el GNL o Gas Natural Licuado se presenta como la mejor alternativa al uso del gasóleo en transportes por carretera de larga distancia. 

Aunque la información sobre el gas natural licuado parezca reciente, lo cierto es que se descubrió en la década de los 60, pero es ahora cuando está teniendo más auge. Esto es debido a la nueva política que se está llevando desde la Unión Europea para impulsar su utilización y mejorar la calidad el aire.

Ventajas del gas natural licuado

La Unión Europea apuesta por el Gas Natural Licuado porque ofrece numerosas ventajas, como:

  • Reduce las emisiones: permite reducir en un 15% las emisiones de CO2 a la atmósfera. Asimismo, la emisión de óxidos de nitrógeno es un 35% menor y el porcentaje de reducción de emisión de partículas finas es del 95%.
  • Reduce el ruido: el ruido de los motores se reduce a la mitad en comparación con los vehículos que utilizan motores de gasolina.
  • Mayor autonomía: los vehículos tienen una autonomía de unos 1.500 km.
  • Es inocuo: esto quiere decir que si se derramara tanto en tierra como en agua, este se evapora, sin dejar ningún tipo de residuo por ser el gas mucho más ligero que el aire.
  • Menos inflamable: Para que se produzca la ignición del gas, además de la presencia del oxígeno y una concentración de gas (que puede ir desde el 4,5% hasta el 14,5%), es necesario un tercer elemento que produzca calor.
  • Ahorro económico: es el combustible más barato del mercado, cuesta la mitad si se compara con el precio de la gasolina o un 20% menos del coste del GLP o gas licuado del petróleo.