Roberto / 13 febrero 2021

Normas para conducir por carreteras secundarias

En muchos casos, nos toca transitar en coche vías y carreteras secundarias, ya sea en desplazamientos recreativos o diarios. La importancia de esta red de carreteras secundarias deriva de su extensión dentro de la infraestructura viaria de España. Del total de 165.624 kilómetros de vías, 148.396 kilómetros corresponden a las carreteras convencionales.

Pero… transitarlas puede llegar a ser peligroso. Para garantizar y aumentar la seguridad en estos tramos, es necesario conocer sus características y tomar ciertas medidas de precaución en la conducción. Debido a que no son rutas muy transitadas, en muchas ocasiones pueden tener desperfectos, estar en malas condiciones por su antigüedad o estar mal señaladas.

Los accidentes más frecuentes en ellas se producen por salidas de la vía (39%) y por colisiones frontales (23%). Según las estadísticas de la DGT, cerca del 75% de los fallecidos en accidentes de tráfico se producen en las carreteras secundarias. El saldo en este renglón en el año 2019 asciende a un total de 800 decesos. En 2020, debido al confinamiento, la cifra bajó a 670 fallecidos, un 16% menos que el año anterior. 

Por ello, desde Renting Finders queremos concienciarte de algunos cuidados adicionales que debes tener en cuenta. Te dejamos algunos consejos y recomendaciones para que disfrutes de un viaje seguro, tranquilo y sin imprevistos. 

¿Qué carreteras son consideradas como secundarias?

Cuando salimos de la red de autovías hacemos uso de las llamadas carreteras secundarias o convencionales. Entre ellas podemos reconocer las siguientes:

  • Carreteras nacionales: tienen dos carriles, uno en cada dirección. Están identificadas con la sigla N y el límite de velocidad máxima es de 90 km/h.
  • Carreteras autonómicas: conforman la red de carreteras de cada Comunidad Autónoma. Tienen un límite de velocidad máxima de 90 km/h.
  • Red provincial: esta red secundaria está formada por aquellas carreteras que son competencia de las Diputaciones Provinciales. Son de recorrido corto, con poco tráfico y enlazan poblaciones entre sí o con las carreteras de primer nivel.
  • Red municipal: son las vías gestionadas por el ayuntamiento. Son carreteras cortas que unen localidades cercanas, brindan acceso a poblaciones aisladas o lugares de interés.

Diferencias al conducir por carreteras secundarias

Los cambios de las condiciones de la vía deben prevenir al conductor del cuidado al desplazarse por estas carreteras. Para saber movilizarse eficientemente, has de tener en cuenta algunos puntos importantes. 

  • El deterioro de los trazados de la vía por efecto del tiempo empobrece el apoyo visual al conductor. Por otra parte, resulta imprescindible invadir el carril en contrasentido para adelantar.
  • No existe diferencia de nivel entre la vía y las intersecciones e incorporaciones.
  • También debe preverse que existen trayectos de montaña caracterizados por presentar vías estrechas, curvas y poca visibilidad.
  • Un aspecto a tomar en cuenta es la presencia de peatones, ciclistas e incluso animales en la vía. Estos imprevistos pueden generar maniobras peligrosas o, en el peor de los casos, colisiones o accidentes.

Este panorama de las carreteras secundarias genera un índice de letalidad que duplica el de las autopistas y autovías españolas. Un dato adicional es que la antigüedad del vehículo incrementa las tasas de fallecidos y heridos graves.

Precauciones básicas de uso general

Para evitar los imprevistos descritos anteriormente, te recomendamos que sigas estas pautas:

  • La revisión del sistema de iluminación debe realizarse antes de cualquier viaje. Cabe recordar que de ella depende en gran medida la visibilidad de la vía, así como nuestra presencia en ella.
  • No menos importante resulta la revisión general del coche en aspectos como el sistema de frenos. Hay que verificar que las capacidades del vehículo estén en condiciones de responder a los requerimientos particulares de estas vías.
  • Evitar el consumo de alcohol o drogas es una condición indispensable para coger el volante. En el caso de las carreteras convencionales se requiere mayor nivel de atención para conducir.
  • El uso correcto del cinturón de seguridad forma parte del protocolo estricto por parte de todos los ocupantes del coche. También debe respetarse el uso de la silla infantil para los niños con una altura igual o inferior a 1,35 metros.
  • El conductor debe estar descansado para realizar el viaje. El factor humano es decisivo en la capacidad de respuesta ante las exigencias y los imprevistos del recorrido.

Las precauciones al conducir por carreteras secundarias

Como hemos podido ver, las variables que se presentan en las carreteras secundarias ameritan cuidados adicionales. En tal sentido, ofrecemos a continuación algunas recomendaciones específicas.

Una regla fundamental es circular pegado al margen derecho, respetando la línea demarcada del carril. De esta forma se mantiene un rango de seguridad para la maniobrabilidad propia y la del conductor en la vía contraria.

El hecho de que estas vías tengan un solo carril en cada sentido disminuye las opciones de respuesta ante imprevistos. Por ello el espacio ganado al avanzar pegado a la derecha puede representar la diferencia en caso de un accidente.

De la anterior condición de la vía también se desprende un segundo cuidado. En este caso el conductor debe ser prudente al adelantar a otro vehículo porque para hacerlo se ve obligado a invadir el canal contrario. Debe esperar a tener una visión amplia de la carretera y suficiente espacio para maniobrar.

Por otra parte, transitar por vías con curvas, desperfectos e intersecciones y cruces al mismo nivel exige mantener distancia. El guardar de forma regular la distancia de seguridad con el coche precedente aumenta el propio margen de seguridad.

Este espacio ganado incrementa el campo visual, lo que favorece la detección temprana de imprevistos. Recordemos que suele existir la presencia de animales, ciclistas y peatones, además de incorporaciones de coches.

Un detalle un tanto subestimado por los conductores es llevar las luces encendidas. La función de tal hábito es alertar a los otros conductores de la presencia del coche. La visibilidad frente a los demás resulta beneficiosa.

Conviene estar atentos a las señales de tráfico, porque ofrecen información valiosa sobre un camino que, por lo general, es desconocido. De allí también se deriva la administración de la velocidad y las maniobras.

Finalmente, la firmeza al maniobrar debe corresponderse con las condiciones adecuadas para realizarla y con las capacidades del coche. El sentido común y la prudencia suelen ser excelentes compañeros de viaje.Recuerda que el renting es sinónimo de acceder a coches nuevos equipados con los mejores sistemas de seguridad, seguro a todo riesgo y a un precio muy asequible. Puedes ver las mejores ofertas de coches de renting para particulares aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas