Eva / 26 septiembre 2020

Las nuevas tecnologías de los coches conectados, una nueva forma de conducir

Si has oído hablar de las tecnologías de los coches conectados que están cambiando la forma de conducir, sabrás que los sistemas con que hoy equipan los coches están en constante comunicación tanto con el conductor como con el entorno que rodea al vehículo. Sigue leyendo, y conocerás en qué consisten estas tecnologías y qué te pueden aportar.

¿Qué son los coches conectados­

Desde hace algunos años, la mayoría de nosotros emplea el navegador GPS del coche para llegar a algún destino cuando no conocemos la dirección; sin embargo el concepto del coche conectado va mucho más allá.

Aunque parece cosa de ciencia ficción, ya recorren nuestras calles y carreteras: los coches conectados son vehículos que equipan con acceso a Internet, y pueden conectar mediante una red de área local inalámbrica o por satélite a dispositivos que estén dentro o fuera del coche.

Más allá de los teléfonos inteligentes o el sistema multimedia del automóvil, como CarPlay y Android Auto, es posible conectar también con otros vehículos y sistemas operativos avanzados.

Por ejemplo, los semáforos: gracias a las comunicaciones C-2VX (Cellular Vehicle 2 Everything), que posibilita las comunicaciones entre los vehículos y con la nube, las luces de los semáforos podrán ajustar su tiempo de activación al volumen del tráfico. De esta forma, la circulación será más fluida y habrá menos emisiones de CO2.

Por otra parte, el coche conectado puede interactuar con el ecosistema del Internet de las cosas, lo que permite echar a andar al coche sin necesidad de llaves, encontrar la plaza de aparcamiento más cercana o ver, próximamente, una película proyectada en el cristal. ¿Ciencia ficción? No. Se trata de una tecnología que ha llegado ya a cambiar nuestra relación con nuestro coche y con el entorno.

El protagonismo de la tecnología

En el desarrollo de los equipamientos que cambian para siempre la forma de conducir, el protagonismo de la tecnología es indiscutible.  Además de la C-2VX también se ha incorporado la biometría, que mejora la seguridad mediante la lectura de las huellas y el reconocimiento facial, entre otras mediciones. De igual modo, los radares, cámaras y sensores constituyen actualmente herramientas invaluables, y se proyecta que su importancia aumente progresivamente.

Por supuesto, la tecnología C-V2X depende de que se desplieguen capacidades 5G la red 5G; nos referimos específicamente al Multi-access Edge Computing de Telefónica, que garantizará que los coches conectados puedan comunicarse de forma instantánea con los dispositivos, con otros vehículos y con el ambiente; hablamos apenas de unos milisegundos que garantizan la respuesta oportuna.

8 tecnologías de los coches conectados

Sin duda, la evolución tecnológica de los inicios de la historia del automóvil se orientaba hacia el diseño de coches más eficientes, seguros y cómodos, seguida de la automatización de procesos manuales. En la década de los 90, se incorporan las primeras innovaciones digitales que hoy se concretan en coches conectados, capaces de interactuar con el ambiente y con cuanto les rodea.

Veamos ahora cuáles son algunas de esas tecnologías que han llegado para inaugurar una nueva forma de conducir.

Abrir y encender el coche sin usar llave

Las complicaciones de haber olvidado las llaves del coche ya son cosa del pasado; la tecnología NFC permite abrir el coche con el móvil. Los primeros en incorporar el estándar Digital Key Release fueron Tesla y Mercedes. Desde el 2019 otras marcas cuentan ya con este sistema: Apple, Audi, BMW, GM, Hyundai y Volkswagen.

Por otra parte, los sistemas electrónicos basados en la biometría permiten arrancar el coche sin usar llave y refuerzan la seguridad del vehículo.

Asistentes de voz

Gracias a este asistente, la conducción ha adquirido una considerable naturalidad. Los sistemas inteligentes capaces de entender las instrucciones que el conductor da mediante la voz te permiten desde el ajuste del climatizador hasta responder llamadas o cambiar la música según tus preferencias. De esta forma se evitan las distracciones y es más fácil tener la atención centrada en el camino.

Realidad aumentada

Aunque por el momento solo se trata de prototipos, es factible que en corto plazo los coches puedan contar con sistemas de realidad aumentada que incorporen cámaras de luz visible, ToP3D, infrarrojos y sensores. Todo este equipamiento podrá realizar, por ejemplo, proyecciones sobre la carretera indicando al conductor el camino que debe tomar para llegar a su destino.

El semáforo detecta peatones

Cuando el semáforo detecta la presencia de un peatón, envía inmediatamente una señal a los vehículos que se están acercando y el coche a su vez alerta al conductor mediante un mensaje en el cuadro de mandos.

Detección de ciclistas en las proximidades

También las bicicletas pueden estar conectadas a estos sistemas, de modo que si un ciclista está cerca el coche recibe una alerta. Esto es particularmente útil en caso de avería o emergencia: la bicicleta envía un mensaje genérico a los vehículos cercanos para prevenirlos acerca de su situación.

Sensores y cámaras en lugar de retrovisores

Todo apunta a que los espejos que han acompañado al conductor a lo largo de la historia del automóvil serán sustituidos por sensores de diversos tipos, cámaras con identificación de objetos capaces de hacer que se dispare una alarma si se acerca peligrosamente otro vehículo.

Interacción natural con el entorno

La inteligencia artificial y la realidad aumentada se suman a la propuesta del coche autónomo en el BMW Natural Interacción: gracias a la lectura de los gestos y una identificación en la dirección de la mirada del conductor, este recibirá información acerca de los edificios a los que apunte con el dedo. Se trata de una interacción natural, pero que constituye a la vez una forma totalmente novedosa de relacionarse con el coche.

Monitoreo del conductor

Las cámaras instaladas en el interior del vehículo monitorean los párpados del conductor, los movimientos de la cabeza y las expresiones faciales; en caso de detectar fatiga o somnolencia se disparan las alarmas, previniendo así cualquier accidente.

Existe además un sistema que controla el ritmo cardiaco y que permite detectar a tiempo los síntomas de un ataque al corazón.

En conclusión, los coches conectados apuntan hacia un cambio tanto en el conductor como en todo ecosistema, tanto en la ciudad como en carretera. Se trata de un entorno digital interconectado que en nada se parece a las calles por donde circulábamos hasta hace relativamente poco tiempo, y que determina una nueva forma de conducir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h