Glosario de términos

AdBlue

El AdBlue es un compuesto que se emplea en los vehículos diésel para hacer que disminuyan las emisiones contaminantes que produce la combustión del motor. Se trata de un líquido compuesto por agua desionizada y un 32,5% de urea, que no tiene color, ni olor y no es contaminante, tóxico, ni inflamable.

El cometido de este líquido es hacer que los gases que el vehículo deja salir por el tubo de escape se transformen en una mezcla menos nociva para el medioambiente. La reacción química que produce el AdBlue da como resultado una mezcla compuesta por nitrógeno y vapor de agua.

Su fácil utilización ha hecho que los fabricantes utilicen esta opción en sus coches diésel para bajar los niveles de emisiones contaminantes y cumplir con la normativa Euro 6 de septiembre de 2014, por la cual los motores diésel tienen limitadas sus emisiones a 80 mg/km. Aquellos fabricantes que no cumplan con los límites de emisiones pueden enfrentarse a grandes multas.

Características del AdBlue

  • Corrosivo: es importante adoptar todas las precauciones a la hora de utilizar este producto, ya que su PH de 9,5, actúa como agente corrosivo y si cae sobre la pintura del coche, esta podría estropearse.
  • Caducidad: las propiedades del AdBlue pierden efectividad después de un año.
  • Temperatura: hay que evitar que el producto esté expuesto a bajas temperaturas, ya que a menos 11 grados, el líquido se solidifica y ya no se puede utilizar.
  • Estándares de calidad: es importante cumplir con las normativas de calidad.

¿Cómo repostar el AdBlue?

El líquido AdBlue se encuentra únicamente en los motores diésel y va introducido en un tanque que tiene una apertura por la cual se rellena, de la misma manera que se reposta el gasoil. El cuadro de mandos del salpicadero cuenta con un piloto que indica si el tanque está lleno o necesita de repostaje.

Es importante rellenar el depósito de AdBlue antes de que esté totalmente agotado, ya que si esto sucediera el vehículo no podrá arrancar. Ante esta situación habría que repostar de manera urgente antes de proceder a poner el motor en marcha.

Es recomendable girar la llave de contacto un par de veces tras el repostaje, para que el coche detecte el nivel de AdBlue. Otra recomendación es no mezclar nunca el líquido AdBlue con el gasoil o se estropearía el motor.

¿Dónde repostar el AdBlue?

El AdBlue se puede repostar en estaciones de servicio. Se vende en garrafas de 10 litros, aunque también hay envases más pequeños. No es aconsejable utilizar las mangueras de surtidores porque la presión con la que sale podría dañar el depósito de AdBlue o su sistema de medición. Por el contrario, estos surtidores sí se pueden utilizar en vehículos pesados porque su depósito cuenta con un mayor volumen.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h