Glosario de términos

Cabeceo

El cabeceo es un término de origen náutico y en el mundo del automóvil indica los movimientos u oscilaciones de un coche según su plano longitudinal

Al ángulo que se forma de la unión del eje longitudinal del vehículo con el plano horizontal durante los movimientos se le denomina ángulo de cabeceo. El cabeceo no se suele manifestar de forma constante, pero es habitual notarlo cuando el vehículo se encuentra con un obstáculo y en las fases de aceleración y de frenado.

El cabeceo suele provocar la elevación de la parte delantera y el hundimiento de la trasera o viceversa. Además, en este fenómeno de la carrocería influye también la geometría de la suspensión, la rigidez de los muelles, la relación entre la altura al suelo, la batalla e incluso el reparto de masas.

Cómo se produce el cabeceo

Las oscilaciones o movimientos que experimenta el coche son consecuencia de la elasticidad de las suspensiones ante un obstáculo. Es importante que estas oscilaciones tengan valores reducidos en amplitud y se amortigüen con el paso del tiempo.

La inercia, tanto de frenada como de aceleración, aplicada en el centro de gravedad del automóvil genera un par motor que se equilibra con las variaciones de las reacciones verticales sobre los neumáticos. El coche, bajo la acción de este par y a causa de la elasticidad de las suspensiones, adquiere un ángulo de cabeceo. Es preciso limitar dicho ángulo para no incurrir en desplazamientos excesivos de las suspensiones y poder sufrir algún incidente debido al asentamiento de los neumáticos o llegar a los topes de la suspensión.

Si el vehículo en cuestión equipa suspensiones simétricas, se puede definir, de forma sencilla, el centro de cabeceo. Esto quiere decir que se encontrará un punto en torno al cual gira el chasis del vehículo en el plano longitudinal. En el caso que el automóvil monte suspensiones asimétricas será mucho más complicado encontrar el centro de cabeceo ya que este irá variando continuamente. Las fuerzas longitudinales se tendrán que fijar previamente y coincidirá con el reparto de freno y tracción.

También es recomendable revisar cada eje por separado para poder descubrir alguna posible variación de altura y ángulo de cabeceo. Se tendrá que proyectar una geometría Antidive en el eje delantero y Antilift en el trasero. 

  • La geometría Antidive tiene como objetivo limitar el descenso de la parte delantera y la rigidez de los muelles en la desaceleración 
  • Mientras que la geometría Antilift modifica el avance de la suspensión reduciendo el subviraje.

Hace algunos años, para modificar estos movimientos se instalaban barras anticabeceo y barras negativas. Algunos de los modelos que equipaban esta tecnología son el Citroën 2CV, el Mini Morris, el Mini 1300 o el Mini Morris 1800.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h