Glosario de términos

Cremallera de dirección

El sistema de cremallera de dirección lo conforma el conjunto de mecanismos que permiten que las ruedas directrices o delanteras guíen y giren según las maniobras del volante del conductor. Así, el coche se desplaza en determinado sentido.

De esta forma, el giro del volante activa la barra de dirección. Esta va asociada con la caja de dirección, que transmite el movimiento a las ruedas. Vale decir que el sistema de cremallera con dirección asistida es el más utilizado.

¿En qué consiste el sistema de cremallera de dirección?

La sencillez es el secreto del éxito de este sistema. Los movimientos del volante hacen girar un piñón sobre un riel, bien a la derecha o a la izquierda. Este mecanismo permite convertir el movimiento circular en lineal o viceversa.

La cremallera de la dirección está ubicada en la parte posterior del eje delantero. Allí se mantiene protegido frente a un impacto o colisión. Se activa por medio de los engranajes de la cremallera junto con un piñón dentro de un tubo metálico.

La cremallera sobresale de este tubo por cada uno de sus extremos para conectarse con la rótula axial, la cual está en juego con la rótula de dirección. El piñón, acoplado al eje de dirección, ejecuta el movimiento de la cremallera en cada giro.

Cuando la dirección es asistida, el sistema y diseño cambian al emplear un pistón en la cremallera. Hoy en día este mecanismo es casi universal, porque facilita la maniobrabilidad, pero hace el conjunto más complejo.

Tipos de cremalleras de dirección

La variedad de cremalleras se reduce a tres tipos: mecánica, hidráulica y eléctrica. La primera es la menos frecuente por carecer el volante de una asistencia que facilite la maniobra.

En el caso de la hidráulica, esta se divide a su vez, en la de tipo servo motora o la que funciona con un mecanismo de poleas. La asistencia que ofrece al volante se produce porque la cremallera actúa como un pistón hidráulico.

La cremallera de tipo eléctrica produce mayor comodidad en las maniobras para aparcar el coche. En este sentido, juega con la velocidad y ajusta su dureza para emplear menos esfuerzo por parte del conductor.

Claves para identificar las averías

Existen varios síntomas que pueden orientar al conductor sobre las posibles averías de la cremallera de dirección. Detectarlas y actuar a tiempo permite prevenir daños mayores que requerirán fuertes gastos.

Cuando el giro del volante se endurece es un signo de que hay problemas con la cremallera o con la unidad de dirección asistida. Una revisión a tiempo podría reducir todo esto a simplemente añadir líquido a la unidad.

Si se da el caso de escuchar un ruido chirriante cuando se gira el volante podemos estar en presencia de una avería en la caja de dirección. Esta avería se produce por la fricción entre las piezas de metal, en cuyo caso posiblemente haya que cambiar la caja de dirección.

Otro síntoma de alerta sobre una avería es que la dirección se hace muy dura. Este signo apunta hacia la fuga de líquido de dirección asistida. Aunque es una avería menor, debe repararse para evitar daños mayores.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h