Glosario de términos

Suspensión inteligente

La suspensión inteligente es un sistema que utiliza diversos sensores ubicados en el exterior del vehículo para detectar irregularidades o baches en las superficies. De esta manera, se limita el recorrido de la suspensión de la rueda que sobrepasa el obstáculo.

La suspensión desempeña un rol importante en la dinámica del coche que se relaciona con la seguridad y comodidad de los pasajeros, pero además influye en la estabilidad dinámica del coche, en las vibraciones mecánicas y la maniobrabilidad del conductor de la dirección. Gracias a ella los movimientos verticales de cada uno de los neumáticos se efectúan a través de la suspensión.

La suspensión inteligente se diferencia del sistema tradicional al tener un mayor control de los elementos de toda la suspensión como los resortes, las ballestas, las barras de torsión y los elementos que permiten la amortiguación del coche. Los sistemas pasivos de suspensión no cuentan con la capacidad de adaptarse a las diversas condiciones de la carretera. 

¿Cómo funciona la suspensión inteligente?

A través de sensores de movimiento, la suspensión inteligente o activa monitorea cada variación y movimiento del coche. Los sensores monitorean las reacciones del coche, como el frenado, el ángulo de dirección o la velocidad. Es así como la suspensión puede adaptarse a la superficie.

Cuando los sensores reciben la información envían señales eléctricas a las suspensiones traseras y delanteras. Con la información dada, los elementos hidráulicos, como las bombas, las servo válvulas y los actuadores, son puestos en acción. De esta forma la unidad de control general del sistema de suspensión configura la acción del amortiguador, mediante la válvula de solenoide. Esta se ubica en cada amortiguador para ajustar la presión interior entre las cámaras superiores e inferiores de cada uno de estos.

Ventajas de la suspensión inteligente

Ante las nuevas necesidades automotrices, la suspensión inteligente ofrece diversas ventajas:

1.     Control  de ambos rangos de frecuencia: a diferencia del sistema de suspensión pasivo, el sistema inteligente realiza el control tanto de las frecuencias altas (de 10 a 15 Hz) como de las frecuencias bajas (de 3 a 5 HZ).

2.     Respuesta en segundos: actúa de manera rápida y segura modificando las condiciones de la suspensión del coche. Esto garantiza una mayor seguridad durante la conducción y se adecúa a los altos estándares de confort del mercado automotriz actual.

3.     Precio asequible: este tipo de suspensión ya ha sido adaptada a diversos modelos de vehículos disponibles en el mercado. Marcas como Volkswagen o Renault ya han integrado a sus nuevos modelos este sistema, sin que esto signifique un aumento considerable en el precio de los nuevos coches.

4.     Amortiguadores más duraderos: gracias a la capacidad de adaptación de las diversas superficies, los amortiguadores se mantienen en condiciones óptimas durante más tiempo. 

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h