Glosario de términos

Sistema OBD

El OBD (On Board Diagnostic) es un sistema de diagnóstico que actualmente poseen coches y camiones. Su función es detectar fallos mecánicos, eléctricos o químicos que produzcan emisiones de gases contaminantes. También permite identificar otras averías presentes en el coche, como en los sensores de oxígeno o en la entrada de aire del motor.

En Europa se conocen los modelos estándares del sistema OBD con las siglas EOBD, mientras que para Japón es JOBD y en Estados Unidos es OBD-2.

El sistema OBD se implementó en 1988 en el estado de California, EEUU. Su finalidad era controlar los gases contaminantes emitidos por los coches de gasolina. Su primera etapa consistió en un sistema de autocontrol donde los límites máximos de emisiones eran marcados a través de una luz.

Europa adopta el sistema americano adaptándolo al EOBD. Se establece desde el 2003 que todos los coches de combustión interna deben poseer este sistema. Sus actualizaciones más prometedoras son el almacenamiento de las fallos, la aplicabilidad de las normas a coches alimentados por gasolina, gasoil y algún combustible alternativo y conexiones bluetooth y wifi desde la base de datos del coche y el sistema central.

Funcionamiento del OBD

Los vehículos con OBD cuentan con una toma exterior cerca de los fusibles, en la puerta del copiloto o debajo del volante y una toma exterior en el vano motor. Este conector está vinculado con la base central de diagnóstico que puede ser instalada en una tableta, Smartphone o en el ordenador.

Los pasos enumerados a continuación resumen el funcionamiento del sistema OBD:

1. Extracción de datos: una vez se conecte el coche a la base central, el sistema OBD evalúa los diversos sistemas del vehículo mediante sensores instalados en el motor y en sistemas como el de inyección. De esta manera se controlan las emisiones contaminantes y las posibles averías.

2. Transferencia de datos: los datos son almacenados en la base central de control. Los talleres utilizan esta información para minimizar el tiempo de revisión y de mantenimiento del coche, ya que la información recibida les indica el fallo concreto.

3. Resultados: si se encuentra un fallo en el motor o en algún otro sistema conectado al OBD, este asigna un código de 5 dígitos que empieza por la letra Y, para luego aportar los dígitos que correspondan a la información específica.

Códigos de fallo en el sistema OBD

Una vez analizado el coche, el sistema asigna a cada fallo un código de cinco dígitos que comienza por la letra Y. Los siguientes dígitos aportan información concreta.

El primer dígito puede ser: 

El segundo dígito expresa la organización responsable de definir el dígito.

  • 0: SAE código común a todas las marcas
  • 1: el fabricante del vehículo

El tercer dígito especifica una función concreta del coche.

  • “0” para el sistema electrónico.
  • “1y 2” para el control del combustible y el aire.
  • “3” para el sistema de encendido.
  • “4”para el control de emisión auxiliar.
  • “5” para ralentí y velocidad.
  • “6” para entradas y salidas.
  • “7” para el sistema de transmisión.

Una vez definido el fallo, los dígitos restantes aportan información más concreta. Estos son, los cuartos y quintos dígitos que se relacionan, de manera concreta, con el fallo del vehículo.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h