Glosario de términos

Ruedas de invierno

Las ruedas de invierno, a diferencia de las de verano, contienen goma natural, lo que favorece que no se endurezcan por debajo de los 7ºC. El hecho de que se mantengan blandas a temperaturas bajas aumenta su adherencia. Estas ruedas cuentan además con otras características que les permiten mejor maniobrabilidad en carreteras con nieve o heladas.

Estos neumáticos tienen una mayor tracción debido a que tienen una banda de rodamiento más ancha. Además cuentan con mayor número de entalladuras, que son unas incisiones que permiten aumentar la adherencia en pendientes o curvas pronunciadas y dispersar el aguanieve.

En algunos tipos de neumáticos, diseñados para regiones donde las heladas son prolongadas y en las que se requiere una adherencia todavía mayor, pueden incluso estar dotados de clavos para mejorar el desplazamiento sobre hielo.

¿Por qué usar ruedas de invierno?

Se recomienda el uso de neumáticos de invierno para conducir en zonas montañosas, frías, con alta pluviosidad y con incidencia habitual por la cota de nieve.

En los países con climas fríos son de uso obligatorio. Sin embargo, es recomendable observar algunas de las ventajas que ofrecen para conducir sobre nieve, hielo o carreteras secas pero muy frías.

Desde el punto de vista económico, el desgaste de los neumáticos de verano es mayor cuando se ruedan en condiciones de frío. Por otra parte, este tipo de ruedas son recomendables para evitar quedarse aislado después de una nevada intensa.

El diseño de las entalladuras más profundas hace que la nieve se compacte más, lo que aumenta la adherencia sobre la misma nieve en la carretera. Por el contrario, dispersa el agua para disminuir el riesgo de aquaplaning.

Las ruedas de invierno sustituyen el uso de cadenas en los neumáticos, un recurso empleado para poder rodar sobre superficies altamente deslizantes por causa del hielo y la nieve.

Desventajas de las ruedas de invierno

Cuando la temperatura supera los 7° C, las ruedas de invierno deben ser reemplazadas por ruedas de verano. Esto a su vez implica un mayor coste y complicación de almacenaje al tener que disponer de dos juegos de neumáticos para las dos estaciones.

¿Cómo reconocer las ruedas de invierno?

Existen dos símbolos que nos indican que las ruedas son apropiadas para el invierno. La primera es la marca M+S y la segunda es un dibujo de una montaña de tres picos con un copo en medio.

M+S «mud and snow», significa barro y nieve, e indica que dichos neumáticos brindan un frenado superior en barro y nieve que el que ofrecen los neumáticos de verano. El otro signo, conocido como 3PMSF certifica que cumplen con el rendimiento mínimo exigido por el Reglamento 661/2009 de la UE para este tipo de neumáticos de invierno. 

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h