Glosario de términos

Cadenas para nieve

Las cadenas para nieve son un sistema antideslizante que se coloca en las ruedas motrices de un vehículo para evitar posibles deslizamientos y patinazos debidos a la existencia de hielo o nieve en la calzada. Cuando se circula con cadenas, la velocidad de la vía se limita a 50 km/h.

En España, los neumáticos de invierno son una alternativa válida frente a las cadenas para nieve. Aunque, si vas a circular por zonas montañosas o con nieve y hielo, se recomienda el uso de cadenas para nieve, ya que sin ellas te arriesgas a perder el control del automóvil. Además, la presencia de hielo o nieve en la calzada puede ocasionar una pérdida de adherencia de los neumáticos, lo que deriva en una falta de sensibilidad en la dirección y una frenada poco eficiente.

¿Dónde colocar las cadenas para nieve? 

Las cadenas para nieve se deben colocar en las ruedas motrices. Se recomienda montar las cadenas para nieve con el asfalto cubierto de nieve o hielo para evitar posibles daños en llantas y neumáticos. Dependiendo del tipo de tracción, el empleo de las cadenas de nieve varía, aunque siempre es conveniente llevar cadenas en las cuatro ruedas.

  • Coches con tracción delantera: se pueden utilizar cadenas cuando el grosor de la nieve no supere 1.5 centímetros. Se colocan en las ruedas delanteras. Los coches actuales suelen ser de tracción delantera. 
  • Coches de tracción trasera: si la nieve no supera un centímetro, se colocan en las ruedas traseras. Son de tracción trasera algunos coches antiguos de altas prestaciones y vehículos de carga. 
  • Coches de tracción total: es obligatorio el uso de cadenas en las cuatro ruedas. 

Tipos de cadenas para nieve

En el mercado existen multitud de cadenas para nieve, y estas son las principales: 

Cadenas líquidas: se trata de un aerosol que se aplica sobre la banda de rodadura del neumático para aumentar la adherencia. Son las más económicas pero su efecto dura poco tiempo. 

Cadenas metálicas: son las más populares. Están formadas por eslabones metálicos entrelazados. Son las que ofrecen una mejor relación efectividad-precio. El montaje puede ser algo aparatoso, tienen un peso considerable y no son compatibles con el control de estabilidad ESP. 

Cadenas textiles: son ligeras y fáciles de montar. Es una funda de tela que cubre la banda de rodadura del neumático. Se pueden utilizar con el control de estabilidad y con el ABS. Además, se pueden lavar. 

Cadenas de red: son bastante parecidas a las textiles, pero están formadas de una red de cables plásticos revestidos de tela. Son fáciles de montar y compatibles con el control de estabilidad. 

Cadenas semiautomáticas: son conocidas como Spikes Spider y están compuestas por una parte fija instalada en la llanta y una parte móvil que es la que se monta y desmonta en caso de nieve o hielo. Están recomendadas para vehículos de alta gama y con neumáticos de perfil bajo. Este tipo de cadenas para nieve están recomendadas para conductores que residen en zonas frías con temperaturas inferiores a los siete grados. 

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h