Glosario de términos

Cierre centralizado

El cierre centralizado de un coche es el encargado de la apertura y cierre de todas las puertas del vehículo a través de un mando, un botón o un accionamiento mecánico en una de las puertas. Es uno de los elementos que más acusa el paso del tiempo en un automóvil, en especial, cuando se le ha dado un uso muy intensivo a lo largo de los años. 

El cierre centralizado ha dejado de ser únicamente un mecanismo eléctrico que abre y cierra todas las puertas. En realidad, es un dispositivo de seguridad del vehículo que desbloquea automáticamente las puertas si se produce un choque fuerte o que cierra las puertas cuando el vehículo supera cierta velocidad. Estas medidas de seguridad no suelen ser conocidas entre los conductores. 

Por lo general, el proceso de cierre y apertura está vinculado con los sistemas antirrobo o alarmas

Funcionamiento del cierre centralizado

El funcionamiento del cierre centralizado está basado en pequeños motores de inducción magnética incluidos en la chapa de cada puerta, los mismos que abren las cerraduras o accionan las palancas de cierre. La apertura del cierre centralizado puede estar situado en varios puntos como la llave, el salpicadero, en la consola o incluso entre los asientos de la parte delantera. El funcionamiento de este sistema es muy simple. Cada vez que el cierre centralizado se acciona, los pequeños motores eléctricos accionan los pestillos de las puertas de un coche y permiten que éstas no se puedan abrir. 

Además, un detector infrarrojo es el encargado de recibir la señal del mando a distancia. Cuando esto sucede, el sistema manda la corriente eléctrica a través del cableado hasta los motores o actuadores. Estos van unidos a las varillas del cierre de cada puerta y son los encargados de subir y bajar el pestillo.

Algunos modelos de coches no incluyen el sistema de cierre centralizado de serie, pero existen kits de cierres centralizados universales que son bastante asequibles. El único inconveniente de comprar este sistema es que la instalación puede resultar algo compleja. 

Al tratarse de un elemento que recibe mucho uso, puede acabar estropeándose a lo largo del tiempo. Si deja de funcionar, debes verificar si el problema sucede en una puerta o en todas y si es un problema eléctrico o mecánico. Si solo falla una de las puertas y sigue sonando el motor, se trata de una avería leve que se puede solucionar de forma sencilla. Si, por el contrario, los paneles no suenan, es posible que se hayan roto los motores eléctricos. En cualquiera de estos casos, recurre a tu taller de confianza. 

Origen del cierre centralizado

El cierre centralizado tiene su origen a finales de la década de los años ochenta y está vinculado al desarrollo de los pestillos eléctricos. Con el paso de los años, los pestillos eléctricos evolucionaron y se convirtieron en alarmas. Esto permitió que se abrieran y se cerrasen simultáneamente todas las puertas, incluido el maletero. Evitando la tarea de ir cerrando o abriendo puerta por puerta.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h