GLosario de términos

Gasolina

La gasolina, también conocida en otros países como nafta o bencina, es una mezcla de hidrocarburos derivada del petróleo. Se utiliza como combustible para diversos motores, entre ellos destacan los de combustión interna, se usa en calefacciones e incluso en lámparas.

El petróleo se somete a un proceso de destilación fraccionada, como es un fluido natural compuesto por hidrógeno y carbono, tras este procedimiento se consiguen otros productos y, entre ellos destaca la gasolina.

Para poder usar la gasolina en motores de combustión interna, ésta tiene que cumplir con unas condiciones para el correcto funcionamiento del motor, pero también requisitos de tipo ambiental. Una de estas propiedades es el índice de octano u octanaje. Hace referencia a la resistencia que tiene el combustible para que se produzca la detonación.

El octanaje es la relación de temperatura y presión a la que se puede someter la gasolina al ser comprimida por el cilindro en el proceso de combustión al explotar. Por lo que, cuanto mayor es el índice de octano, mejor es la calidad de la gasolina. En función del octanaje se comercializan diferentes tipos de gasolinas.

Gasolina con plomo

Para mejorar el rendimiento de un motor de combustión interna se requería aumentar la compresión, por lo que se añadieron compuestos como el plomo y el manganeso en la gasolina para conseguir un mejor índice de octano.

El uso de plomo en la gasolina además de mejorar el octanaje y por tanto, la relación de compresión a la que puede ser sometida el combustible, mejoraba la vida útil del motor por sus propiedades lubricantes.

Sin embargo, la incorporación de plomo a la gasolina tenía efectos negativos para el medio ambiente y para el ser humano. La concentración de plomo en el ambiente podía causar problemas para la salud como:

  • Anemia.
  • Deficiencias renales.
  • Problemas con el hígado y bazo.
  • Afección del sistema nervioso.
  • Envenenamiento agudo por plomo.

Por tanto, a raíz del impacto ambiental y la afección en el ser humano, las entidades gubernamentales tomaron la decisión de dejar de comercializar gasolina con plomo. En España la gasolina con plomo se prohibió el 1 de agosto de 2001.

Alternativas al uso de gasolina

  • Gas Natural: es un gas que no deriva del petróleo, por lo que es más limpio. Sin embargo, su implementación se ha visto limitada por el reducido número de estaciones de servicio que lo suministran fuera de las ciudades. 
  • Hidrógeno: es la fuente de combustible más limpia. Se puede emplear de forma convencional, en celdas de combustible o para producir electricidad. No obstante, su obtención, almacenamiento, transporte y repostaje representan altos costes energéticos.
  • Electricidad: es una de las alternativas más viables para reemplazar el uso de la gasolina. La venta de coches eléctricos sigue una línea creciente en los últimos años.
  • Gas Comprimido: se plantea sustituir la explosión generada por la gasolina en los pistones por  gas comprimido para generar energía para su movimiento. 
  • Biodiésel: se obtiene de aceites vegetales, grasas animales o grasas recicladas y su combustión es más limpia.