Laura / 16 junio 2020

Trucos para mantener limpios y en buen estado los cristales de tu coche

Ciertamente no puedes evitar que en verano el polvo y la suciedad se acumule en las lunas de tu coche o tampoco que la nieve, el hielo o la lluvia hagan estragos en el invierno. Sin embargo, con estos consejos podrás mantenerlos en perfectas condiciones en cualquier época del año.

Es muy importante conducir con los cristales del coche limpios, ten en cuenta que la mayoría de la información que necesitas para circular llega a través de tus ojos. Además, en la actualidad son frecuentes los sensores de seguridad ubicados en las lunas, así que la limpieza del parabrisas asegura el buen funcionamiento de estos sistemas, ya sea en caso de cambiar de carril o para frenar ante una emergencia.

El mantenimiento preventivo del parabrisas evita que la superficie de los cristales del coche se manche permanentemente, o que se raye al accionar el limpiaparabrisas. Una limpieza periódica te asegura una perfecta visibilidad y alarga la vida de tus parabrisas.

Por otra parte, circunstancias como las temperaturas extremas y las diferencias térmicas pueden provocar la rotura del parabrisas, ya que los impactos térmicos generan mucha tensión sobre los cristales. En caso de recibir un impacto sobre el parabrisas, ya sea en invierno o en verano, es necesario llevar el coche a un taller especializado para hacer la reparación.

Trucos para mantener limpios los cristales de tu coche

Consejos para limpiar los cristales de tu coche en verano

Verano es sinónimo de vacaciones, disfrute y aventura. Después de haber planeado la ruta durante tanto tiempo y haber organizado todos los detalles del viaje, nadie quiere tener una rotura de parabrisas o un percance por no haber contado con buena visibilidad.

Durante los meses de verano, los cristales de tu coche parecen tener algunos amigos inseparables, como el polvo que se levanta por las altas temperaturas y la sequedad, o los insectos que chocan contra el cristal dejando muchas veces manchas molestas.

Por eso aquí tienes algunos consejos que te serán de gran utilidad a la hora de mantener limpio el parabrisas de tu coche:

  • Mantén las escobillas en perfecto estado, de esta forma evitas que los cristales se manchen permanentemente o, en el peor de los casos, se rompan.
  • Elimina la tierra y el polvo con una manguera con agua a presión, esto abreviará el trabajo.
  • Para limpiar, utiliza bayetas sintéticas que no dejen ningún resto de tejido sobre el cristal.
  • No uses ningún producto corrosivo para limpiar el parabrisas de tu coche. Si no dispones de un producto de marca específico para cristales, prepara una mezcla de agua y vinagre o de agua y quitagrasa. En todo caso, el producto que uses dependerá del tipo de suciedad y del tiempo que lleve sobre los parabrisas. 
  • Si es mucha la suciedad, deja actuar el líquido limpiador durante algunos minutos para que pueda eliminarse más fácilmente.
  • Retira muy bien el producto limpiador, y en caso de que haya quedado en la luna alguna mancha, puedes pasarle papel de periódico o algún paño de tejido absorbente que seque muy bien. 
  • Si necesitas limpiar los cristales por dentro, sigue el mismo procedimiento, sin embargo, si están laminados extrema el cuidado respecto al producto que uses, para evitar dañar el laminado. 
  • Si vas a la playa lleva contigo una garrafa de agua. En caso de que te encuentres con que los cristales están cubiertos de arena, no uses los limpiaparabrisas, ya que podrías rallarlos. Primero retira la arena con el agua para que puedas conducir con seguridad y luego realiza una limpieza exhaustiva.
  • Si tu limpiaparabrisas está cubierto de marcas de insectos, cúbrelo durante la noche con una toalla mojada con agua y algún detergente suave. En la mañana lo limpiarás fácilmente.
  • En caso de manchas difíciles, haz una pasta de bicarbonato de sodio y agua, frota con un paño de microfibra y enjuaga con abundante agua. 
  • Nunca uses el limpiaparabrisas cuando circules con el sol en la cara y quieras eliminar alguna mancha molesta. La combinación de sol, agua y suciedad puede ser peligrosa, porque te podría hacer perder la visibilidad durante algunos segundos. 

Y en invierno, cuidado y prevención

Durante el invierno debes extremar el cuidado de tu parabrisas. En tal sentido, te invitamos a tener en cuenta los siguientes trucos:

  • Sé previsivo, si tu coche duerme a la intemperie, cubre el parabrisas con una toalla sujeta a los marcos de las puertas. 
  • Aunque hay quien dice lo contrario, nunca eches agua caliente sobre el parabrisas cubierto de hielo. La diferencia de temperatura podría romperlo, y es que las leyes de la física no aceptan discusión.
  • Utiliza el limpiaparabrisas solo cuando estés seguro de que no hay restos de hielo, de lo contrario podrías dañar las escobillas.
  • Durante el invierno es recomendable utilizar un líquido limpiaparabrisas que contenga un aditivo descongelante. Esto evitará que el agua se congele en el depósito de tu coche y dañe el mecanismo.
  • Si la capa de hielo es delgada, puedes ayudarte con una tarjeta o carné plástico para retirarla; pero considera que posiblemente se deteriorará, así que utiliza alguna que no te importe perder.
  • No eches sal al parabrisas, esta evita que el agua se descongele, puede rayar el parabrisas y es corrosiva, así que podría afectar la chapa del coche. 
  • El alcohol solo funciona si la capa es delgada, ya que su punto de congelación es inferior al del agua. 
  • En caso de tu coche cuente con un parabrisas térmico, úsalo con confianza pues es una forma segura y rápida de eliminar el hielo.

Mantener limpios y en buen estado los cristales de tu coche asegura una perfecta visión y esto, a su vez, contribuye a tu seguridad y la de tus acompañantes. Es necesario contar con un protocolo de mantenimiento en cualquier época del año. Sigue nuestros consejos y alargarás la vida del parabrisas de tu coche.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top