Glosario de términos

Balancín

Es un elemento incluido en la distribución de los coches, que transmite el movimiento de la leva o de la varilla a la válvula. Por lo general, el balancín se apoya en un punto intermedio para actuar como una palanca de primer grado. Aunque también puede estar apoyado en un extremo, en este caso se le denomina balancín “tipo dedo”.

Su función es la de empujar a las válvulas de admisión y escape, para que en el momento adecuado se abran. De esta forma, facilitan la sincronización de los tiempos de un motor de combustión interna y que, a su vez, es empujado por el árbol de levas. A modo de resumen,  son palancas que transmiten movimiento de las levas a las válvulas.

Aplicaciones del balancín

El uso de balancines no es algo novedoso. Ya fueron aplicados en los motores de los coches del siglo pasado, con el árbol de levas en el bloque y la distribución de válvulas laterales. Así los perfiles de las levas transmiten las solicitaciones laterales sobre las varillas de los empujadores y estos a su vez sobre los casquillos que las guían.

Con el fin de amortiguar inconvenientes, entre la leva y varilla se interpuso un balancín del “tipo dedo”. Así, absorbía todas las fuerzas laterales y las varillas solo le transmitía cargas axiles. El contacto con la leva se realizaba con un patín o un rodillo. Este último era la solución más empleada, ya que los lubricantes de la época no permitían evitar el desgaste de los contactos de fricción.

Con la introducción de las válvulas en cabeza, aunque manteniendo el árbol de levas en bloque, se hizo necesario colocar un balancín para transmitir el movimiento de empuje a la válvula, este sistema aún está en uso.

El balancín ha tenido una excelente aplicación en el sistema de distribución monoárbol en cabeza, ya que ha permitido colocar las válvulas en V realizando cámaras de combustión semiesféricas.

Funcionamiento del balancín

El balancín está generalmente articulado en un punto intermedio, aunque también puede estarlo en un extremo (balancín de tipo dedo). Este último está provisto de un rodillo para reducir el rozamiento entre la leva y el balancín.

Se fabrican mediante fundición de acero. Se montan sobre un eje (eje de balancines), de tal forma que cada uno de los balancines lleve un cojinete o un rodamiento de agujas. Esto facilita el poder bascular y la reducción del desgaste por rozamiento.

Por regla general, estos tienen dos brazos. Uno de sus extremos está unido al empujador y el otro apoyado en la cola de la válvula. Este eje va fijo de ordinario y los balancines giran sobre casquillos en él, aunque también puede hacerlo sobre cojinetes de agujas, aunque es mucho menos frecuente. 

Este hueco, el del eje, se utiliza para llevar el aceite hasta los balancines, lubricándolos, siendo particularmente difícil, debido a su movimiento alternativo y de carrera limitada. Asimismo, se fabrican ejes independientes, de esta forma se facilita el montaje y desmontaje de todo el conjunto de piezas que se encuentra en la culata de los cilindros.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h