GLosario de términos

Válvula EGR

La válvula EGR es un elemento anticontaminación que viene incorporado en todos los coches. Las siglas EGR significan Exhaust Gas Recirculation o Recirculación de Gases de Escape.

Esta válvula se viene usando desde los años 70 del siglo XX. Empezó a utilizarse en Estados Unidos, debido a que las normas anticontaminación eran más duras. En Europa, la válvula EGR no fue obligatoria hasta 1996, con la entrada en vigor de la normativa Euro 2.

¿Cuál es la misión de la válvula EGR?

La válvula EGR tiene como tarea la recirculación de parte de los gases que salen por el escape hacia la admisión. Esto quiere decir que se encarga de volver a introducir el humo de la combustión del motor en los cilindros, con el objetivo de reducir las emisiones de NOx (óxido de nitrógeno).

La clave para conseguir la disminución del óxidos de nitrógeno es lograr una temperatura más baja en la cámara de combustión al circular de nuevo los gases de escape en su dirección.

Funcionamiento de la válvula EGR

Como se ha comentado, la válvula EGR es la que conecta los colectores de escape con los de admisión. La apertura depende de una serie de parámetros. En aquellos motores más modernos, el funcionamiento de esta válvula tiene en cuenta la temperatura del motor, su régimen y la carga de aceleración.

Estos tres factores influyen en la ECU del vehículo, quién ordena a la válvula EGR abrirse o cerrarse. Generalmente, las válvulas EGR están abiertas al circular con el motor caliente, a baja carga y a régimen de motor bajo. Hay que tener en cuenta que la apertura de las válvulas EGR se puede dar de dos formas: por un actuador de vacío o por un actuador eléctrico.

La segunda manera, es decir, por actuador eléctrico es la que más se utiliza en la mayoría de los vehículos porque son mucho más eficaces. La principal razón es porque permiten un mejor control del grado de apertura de la válvula.

Algunos coches incorporan válvulas EGR refrigeradas por un intercambiador de calor que usa el refrigerante del motor. Así, la temperatura de los gases cuando se introducen en los cilindros y la emisión de NOX se reduce aún más.

Cuando la válvula EGR se abre, en la cámara de combustión se mezclan los gases de admisión con los gases recirculados. Los nuevos gases de admisión son menores que si la válvula estuviera cerrada. Además, se genera menos calor y se consigue reducir las emisiones de NOx. 

Aunque hay que tener en cuenta que cuanto más frío sea el aire que llega hasta el motor y más oxígeno posea, se generará más potencia en las explosiones y se mejorará el rendimiento del coche. Así cuando se necesita mucha aceleración, la válvula EGR permanece cerrada, con el fin de obtener todas las prestaciones del motor.

Averías de la válvula EGR

Las averías en la válvula EGR son bastante comunes, sobre todo en motores diésel que circulan por zonas urbanas. Esto es debido a que generan más carbonilla, que se va adhiriendo a las paredes de la válvula y colectores de admisión.

Esto provoca que las prestaciones del motor se mermen, es decir, que el motor pierda potencia. El arranque en frío, ya sea a tirones o dificultoso, incrementa la emisión de humos.