Glosario de términos

Carrocería bitono

La carrocería bitono consiste en una carrocería de dos tonalidades. Se trata de una opción más a la hora de escoger el tono de la carrocería de un coche.

Para los conductores, es una forma más de personalización de las carrocerías de los coches. En cambio, para los diseñadores es una nueva manera de poder jugar con volúmenes y hacer un frontal menos afilado.

Realmente, esta tendencia no es ninguna novedad. Si echamos la vista atrás encontraremos más ejemplos. Uno de los pioneros fue Harley Earl, quien trabajó como diseñador entre 1929 y 1959. Esta estética de la carrocería bitono se hizo popular con el mítico Chevrolet Corvette.

Otros fabricantes que han utilizado este tipo de acabado son Buick, Rolls Royce, Mini o Nissan en la década de los 80. A nivel premium, esta tendencia se ha seguido utilizando, mientras que en los vehículos más comerciales no siempre ha existido esta opción, que poco a poco está volviendo a ponerse de moda. A principios de la primera década del siglo XXI, Mini recuperó su techo en blanco y desde entonces otras casas como Citroën o Fiat han hecho lo mismo.

Cómo se utiliza la carrocería bitono

Cabe recordar que la carrocería habitual de un vehículo tiene un único color y el contraste lo da el color negro del plástico de las molduras, paragolpes o retrovisores. En la actualidad, el color negro se sigue utilizando como elemento de contraste en los crossover en las protecciones inferiores o en el contorno del coche. 

Otra tendencia es utilizar estos contrastes en diferentes elementos sueltos o en techo. El color bitono puede estar presente en el techo, en el techo y los pilares o en el techo y el portón trasero, por citar algunos. Lo que se busca con este diseño es crear un efecto estético impactante y singular.

Por otro lado, una ventaja de este tipo de acabados es que aporta mayores ganancias a los fabricantes debido a que, para el comprador, el coste de un coche bitono es mayor que el de una carrocería con un único color.

Cuál es el proceso para lograr una carrocería bitono

Existen dos formas para lograr una carrocería bitono: proceso estándar de pintando y la técnica de vinilado. 

Estándar

Este tipo de proceso de pintura es muy meticuloso. Esto es debido a que los robots no pueden pintar con dos colores al mismo tiempo. Así que se ha de pintar en dos pasadas. Una con el color base y otra con el segundo color. Con el fin de que ninguna zona se salpique con la pintura indebida, los operarios han de cubrir la zona que no se quiere pintar con plásticos y cinta de carrocero.

De este modo, se consigue un acabado muy profesional. El problema viene cuando existe una gran demanda del modelo bitono, porque este método no va a ser capaz de cubrir un gran volumen de pedidos. Precisamente esto es lo que le sucedió a la planta de Renault de Valladolid con el Renault Captur, que tuvo que cambiar el proceso de pintado para satisfacer la alta demanda.

Vinilado

Consiste en recubrir la pintura base con un film especial que sirve para cubrir partes del coche. Los colores que más se usan son el negro, gris o blanco. Se suele emplear en aquellos modelos de los que se vayan a vender pocas unidades. Su ventaja es que supone un ahorro a nivel de producción, pero por el contrario, el vinilado es menos resistente que la pintura y suele desprenderse, sobre todo si el vehículo se somete a túneles de lavado.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h