Glosario de términos

Caudalímetro

El caudalímetro es un sensor de medición incorporado en los vehículos, que mide el volumen de aire que emplea el motor. Otros sensores esenciales para el funcionamiento del motor son aquellos que controlan el porcentaje de aceleración, las revoluciones por minuto y la temperatura del aire.

Los motores actuales están controlados por una centralita electrónica que analiza los datos que recibe desde los diferentes sensores para lograr un funcionamiento óptimo. Gracias a este dispositivo, la centralita sabe cuanto carburante hay que inyectar en el motor para lograr que la combustión sea la ideal y, además, le permite optimizar el consumo de combustible y los niveles de contaminación.

Cómo funciona el caudalímetro

Este aparato es un pequeño sensor colocado en la salida del filtro de aire, cuya misión es medir o recabar el dato correspondiente al colector de admisión. De esta manera, el aire que se recibe está ya limpio y, por tanto, el valor del caudalímetro es fiable.

Anteriormente se utilizaba hilo térmico y cuando se apagaba el motor se realizaba un efecto de pirólisis sobre el mismo, para eliminar las sustancias que trastornan su funcionamiento. Sin embargo, los coches modernos incorporan los caudalímetros HMF o LMS, los cuales funcionan a través de película caliente.

Para su funcionamiento, estos debímetros emplean un sensor térmico que se encarga de elevar la temperatura hasta los 120º C. Para la medición se emplea el Método Puente de Wheatstone, que fue ideado en 1832 por Samuel Hunter Christie y diez años más tarde Charles Wheatstone lo perfeccionó.

El aire que circula por el caudalímetro se va enfriando a medida que pasa y la centralita electrónica detecta la corriente eléctrica necesaria para mantener constantes los 120 °C. De esta manera, se calcula la cantidad de aire que pasa por el sensor, y que entrar colector de admisión. En base a ello, la centralita puede fijar el estado de carga, la inyección y la activación de sistemas de recirculación de gases.

Qué sucede si el caudalímetro funciona mal

El mal funcionamiento de esta pieza suele ser debido a un mal contacto del sensor, pero la mayoría de los casos en indicador de fallo se debe a una mala medición causada por otros elementos, por ejemplo, una abrazadera que está mal ajustada, una válvula EGR defectuosa o un agujero en el manguito.

Si la centralita detecta que los valores que recibe por los sensores no se corresponden con los predeterminados, identificará que existe una anomalía. Si esta proviene del caudalímetro, quiere decir que hay una fuga de aire en el sistema de admisión y que está impidiendo que llegue aire al motor.

Cómo detectar si hay una avería en el caudalímetro

Existen varios síntomas que permiten averiguar sí hay algún tipo de fallo en el caudalímetro. La falta de potencia, un ralentí irregular o un humo negro o muy oscuro del escape son claras señales de que algo va mal con el caudalímetro. Hay que tener en cuenta que no es posible repararlo, sino que hay que sustituirlo por uno nuevo.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h