Glosario de términos

WLTP

WLTP es el protocolo internacional que determina el consumo y emisión de cada vehículo. Sin embargo, no es el único modo con el que se miden las emisiones, existe otro llamado NEDC.

El 1 de enero de 2019 entró en vigor el ciclo WLTP (World Harmonized Light-duty Vehicle Test Procedure) o Procedimiento Mundial de Test Armonizado para Vehículos Ligeros, un protocolo internacional que tienen que cumplir todos los vehículos nuevos de la Unión Europea.

Desde 2018, el ensayo WLTP se hizo obligatorio para todos los vehículos de reciente matriculación y la limitación del número de partículas en RDE. En septiembre de 2019, se hizo obligatorio el valor límite adicional de RDE para los NOX en todos los vehículos que se matriculen.

¿Qué incluye el protocolo WLTP?

El protocolo WLTP trata de medir las condiciones más representativas tanto del consumo como de las emisiones contaminantes de los coches. Esta norma aprobada por el Parlamento Europeo incluye:

  • RDE: son las emisiones en condiciones reales de conducción. Se analizan las emisiones de los óxidos de nitrógeno o NOx y las partículas en suspensión.
  • EVAP: se trata de un ensayo de evaporación o pérdidas por respiración en el depósito de combustible. Se efectúa en cámaras de ensayo estancas. Asimismo, mide las emisiones de dicho depósito y de los componentes que están cerca del motor durante un periodo de 48 horas. 
  • FMC: monitoriza el consumo de combustible. Se mide la desviación de los valores del ensayo WLTP entre la lectura que hace el coche y el banco de pruebas. Esta desviación no ha de superar el 5%.
  • ISC: hace referencia a la conformidad en circulación. Consiste en la ampliación de las condiciones de ensayo de WLTP en vehículos usados con un mínimo de 15.000 km y 6 meses y un máximo de 100.000 km y 5 años.

¿Cuáles son los objetivos del ciclo WLTP?

La medición del consumo, emisiones de gases y partículas contaminantes de los coches no es una práctica nueva. Desde 1992 se venía controlando con el ciclo NEDC. Sin embargo, este sistema ha quedado obsoleto a medida que la tecnología de los vehículos ha ido evolucionando.

Es por ello que la Comisión Europea creó el protocolo WLTP, que tiene en cuenta principalmente estos cuatro aspectos:

  • Rendimiento: los ciclos de conducción son más realistas.
  • Procedimiento: la configuración y los análisis del vehículo son más estrictos.
  • Completo: se tiene en cuenta el equipamiento opcional y la influencia de este.
  • Precisión: a modo de ejemplo, mediciones en temperaturas más características o representativas.

Para conseguir esto, el ciclo WLTP tiene en cuenta variables que antes no se consideraban, como por ejemplo:

  • Aerodinámica: los cambios en la aerodinámica pueden repercutir en la eficiencia del vehículo.
  • Resistencia a la rodadura: los neumáticos están en contacto directo con el asfalto, por lo que sus características repercuten de manera directa en el consumo y las emisiones.
  • Peso: el peso también afecta al consumo y a las emisiones, ya que a más peso mayor energía se va a requerir para mover el vehículo y a menor peso la ligereza y la eficiencia serán mayores.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h