Eva / 7 septiembre 2021

Este otoño, visita los pueblos negros de Castilla-La Mancha con tu coche de renting

Volvemos a la rutina después de unas merecidas vacaciones, pero no queremos dejar de disfrutar conduciendo hacia destinos dignos de explorar. Si quieres un buen plan de fin de semana para este otoño, te invitamos a conocer la ruta en coche por los pueblos negros de Castilla-La Mancha. Estos singulares pueblos se encuentran en Guadalajara, y al encanto de su arquitectura se suma un entorno natural que ofrece múltiples opciones: hacer senderismo, recorrer bosques imponentes, visitar ríos y cascadas y, por supuesto, degustar la exquisita gastronomía de esta zona. 

Si te gustaría recorrer estos magníficos pueblos pero no dispones de coche propio, en Renting Finders encontrarás los coches para particulares más cotizados del mercado al mejor precio, para garantizar un buen viaje en cada aventura.

¿A qué se debe el nombre de pueblos negros?

El origen del nombre genérico que se da a estos pueblos reside en los materiales de construcción utilizados en las casas, puentes, fuentes, vallas y otros elementos del paisaje de estos pueblos; nos referimos a la pizarra y el roble. Verás en estas construcciones todas las tonalidades de la pizarra, como los grises y el ocre.

Los gruesos muros de estas viviendas brindan protección ante las bajas temperaturas del  invierno. La arquitectura de pizarra se utilizó en esta región desde hace siglos, cuando los primeros pobladores de la zona descubrieron que este material les permitía resguardarse del frío. 

Las características físicas de la pizarra la convirtieron en el material perfecto para las construcciones de estas latitudes: es extremadamente resistente a las temperaturas extremas y no se resquebraja fácilmente por la acción del hielo. Además, permanece intacta a lo largo del tiempo y conserva sus colores característicos

También encontramos arquitectura negra en el Valle de Arán, ubicado en la provincia de Lérida, en los Pirineos, así como en las Hurdes, en Extremadura. Los pueblos negros de Castilla-La Mancha son perfectos para una escapada de fin de semana, especialmente para los madrileños, dada su cercanía.

Ruta por los pueblos negros de Castilla-La Mancha en otoño

Durante el otoño la sierra norte de Guadalajara se viste de los colores característicos de la región: los ocres, naranjas y amarillos contrastan con las oscuras construcciones brindando a los visitantes un paisaje más que peculiar. 

Por otra parte, el otoño es temporada de setas, así que podrás degustarlas junto con la amplia variedad gastronómica del lugar: chorizo de olla, carrillada, entrecot, jabalí estofado, lomo y churrasco, entre otros platos típicos de la región.

Los tramos de la ruta que te proponemos para recorrer los pueblos negros de Castilla-La Mancha en coche son los siguientes: 

Tramo 1: Madrid-Cogolludo

Al salir de Madrid toma la A-2 y luego la CM-101. Es un trayecto de casi una hora y media hasta Cogolludo, una pequeña villa ducal donde resalta la Plaza Mayor. Data del siglo XV y es el centro neurálgico de la villa. A un lado de la plaza está el edificio del Ayuntamiento con su torre del reloj; hay también incontables restaurantes donde degustar la gastronomía de la región.

Incluye en tu visita el Palacio de Medinaceli, construido en el siglo XV; es uno de los primeros edificios renacentistas de España. Ten en cuenta que para visitarlo por dentro debes hacer una reserva. 

Otros atractivos de Cogolludo son la iglesia de San Pedro, la iglesia de Santa María y el recinto amurallado y su castillo. Estos últimos fueron construidos en el siglo XIV y están en ruinas, pero desde la altura donde se encuentran tendrás la mejores vistas del pueblo.

Tramo 2: Cogolludo-Retiendas

Al salir de Cogolludo toma la CM-1001 y luego la CM-1004; tu próxima parada, Retiendas, está a solo 28 km. Se trata de uno de los pueblos más despoblados de la región: en 2020 su población era de solo 43 habitantes. Es un pueblo donde se respira paz y silencio.

Aparca tu coche y recorre su casco urbano, el cual tiene forma de T invertida. Entre los atractivos del lugar se encuentran el Monasterio de Santa María de Bonaval, fundado por Alfonso VIII de Castilla en 1164. 

El monasterio está ubicado junto a la vega del río Jarama, a las afueras del pueblo, y es una de las construcciones más interesantes de la región. En la zona más elevada del pueblo se encuentra la iglesia parroquial, que guarda valiosas tallas entre las que destaca la Virgen Blanca, de estilo gótico.

Tramo 3: Retiendas-Campillo de Ranas

Para llegar a tu próxima parada deberás tomar la GU-186 y conducir los 23 km que te separan de Campillo de Ranas. Este es un pueblo rodeado de naturaleza y hermosos parajes, ideales para practicar el senderismo.

Verás en él casas destruidas, que han sido pobladas por árboles y otras plantas. Es un lugar para disfrutar de la paz y el ambiente íntimo que envuelve al pueblo y que encontrarás a cada paso. Y por supuesto, para comer la mejor comida casera y probar las recetas del lugar.

Tramo 4: Campillo de Ranas-Majaelrayo

Deja atrás a Campillo y toma la GU-178 hasta Majaelrayo, a solo 8 km de distancia. Se trata del pueblo más famoso de la zona, y está lleno de conocidos restaurantes premiados con 4 y 5 estrellas, así que reserva con al menos dos días de antelación porque suelen estar a tope. 

Las calles de este pequeño pueblo escoltado por el Ocejón se pueden recorrer en menos de una hora; te recomendamos visitar la iglesia del pueblo y disfrutar de las bellas panorámicas del lugar.

Para los amantes del senderismo hay muchas opciones: ascender a los picos cercanos, hacer una excursión al río Jaramilla, a la ruta al Arroyo o a la Cascada de la Matilla.

Tramo 4: Majaelrayo-Tamajón

Para llegar habrá que desandar un trecho del camino recorrido: regresa por GU-186 hasta el desvío a Tamajón; es un trayecto de una media hora más o menos.

Te recomendamos visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una construcción románica del siglo XIII; muy cerca están la Fuente Nueva, el lavadero y el pilón. Debes ver también el Palacio de los Mendoza, de estilo renacentista y actual sede del Ayuntamiento; la ermita de los Enebrales y la Ciudad Encantada, un paisaje kárstico donde la erosión ha hecho de las suyas.

Tramo 4: Tamajón-Valverde de los Arroyos

Al salir de Tamajón sube por la cara este del Ocejón hasta Valverde de los Arroyos por la GU-211. Es también un recorrido de una media hora.

Deja tu coche en el parking ubicado en la parte más alta del pueblo y date el gusto de recorrer todas las callejuelas de uno de los pueblos más hermosos de la región. Visita la Plaza Mayor, rodeada por vistosas y tradicionales casas, el Museo Etnográfico, la fuente y la Iglesia de San Ildefonso. 

Puedes practicar el senderismo a tu gusto, ya que en Valverde de los Arroyos está la vía principal para ascender hacia el Ocejón. Tanto el pueblo como las increíbles vistas de los alrededores bien merecen una visita este otoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h