Eva / 22 mayo 2020

Coches de hidrógeno, la tecnología cero emisiones del futuro

Son varias las marcas que han apostado por el coche de hidrógeno, también llamado pila de combustible, como una alternativa a los motores de gasolina y diésel. Tanto el vehículo eléctrico como el de hidrógeno se presentan como la base de la movilidad del futuro. Sin embargo, el vehículo de hidrógeno sigue siendo más desconocido para el gran público ya que hay menos información sobre él, en comparación con el eléctrico.

¿Qué ventajas tiene el hidrógeno? ¿Cómo se hace el repostaje en este tipo de vehículos? ¿Cómo funcionan? ¿Qué modelos con pila de combustible existen en el mercado? ¿Hay ya preparada una red de infraestructura para que sea posible circular y repostar en cualquier punto? ¿Cuáles son las ventajas de estos coches frente a otras soluciones de motor? ¿En qué se diferencia un coche eléctrico de uno de hidrógeno? Son muchas las dudas acerca de este tipo de vehículos.

Coches de hidrógeno cero emisiones

Las marcas deciden lanzar vehículos de hidrógeno

Desde hace más de ocho años, diversos fabricantes prosiguen su investigación para lograr que sus vehículos produzcan cero emisiones contaminantes. Esto ha hecho que unos se inclinen por la producción de coches eléctricos y otros, por el contrario, saquen al mercado coches de hidrógeno. Aunque también hay marcas que están trabajando ambas soluciones ecológicas.

Por ejemplo, Toyota ha anunciado que sacará en 2021 su primer coche eléctrico. Aunque la empresa japonesa también ha estado trabajando con la pila de combustible desde 2002. Más de una década después, el proyecto se materializó en su modelo Toyota Mirari. No obstante, la primera marca que comercializó el primer coche de hidrógeno fue Honda con su FCX Clarify en 2008.

Estos no han sido las únicos fabricantes de coches de hidrógeno, otros como Hyundai también cuentan con un vehículo de estas características dentro de su catálogo. En 2013, sacó a la venta el Hyundai ix35 Fuel Cell. Cinco años más tarde, lanzó una segunda generación de vehículos de hidrógeno, el Hyundai Nexo. Este último fue el primer coche de pila de combustible que se matriculó en España en 2018.

Cómo funciona un coche de hidrógeno

Los coches eléctricos necesitan estar enchufados para recargarse. En cambio, el de hidrógeno lleva unos depósitos de este gas que al mezclarse con oxígeno provocan la propulsión del vehículo. Este proceso químico se produce en la pila de combustible, generando no solo agua, sino también electricidad. Esta última se almacena en las baterías que alimentan el motor. El agua restante se expulsa por el tubo de escape en forma de vapor. 

Veamos de una forma más clara este proceso en el que participan: el propulsor, la pila de combustible, las baterías y los tanques de hidrógeno.

  1. El hidrógeno que se almacena en los depósitos o tanques nutre la pila de combustible.
  2. La pila de combustible está compuesta por celdas de combustible a las cuales se les inyecta el oxígeno (aire).
  3. Aquí se produce una reacción química al entrar hidrógeno y oxígeno en contacto. Como resultado se genera electricidad y agua.
  4. La electricidad dotará de energía a la batería y esta a su vez al motor.
  5. El agua restante se transforma en vapor que saldrá expulsado por el tubo de escape.

Cómo se realiza el repostaje de estos vehículos

A la hora de repostar combustible es similar a los coches de gasolina y diésel. Se acude a una estación de servicio, donde una manguera se encargará de trasladar el combustible del tanque al depósito del automóvil. La ventaja frente a los eléctricos es que el tiempo de repostaje es inferior, unos cinco minutos, frente a las cinco u ocho horas que tardan los eléctricos.

Otra ventaja de los coches de hidrógeno es su autonomía. Esta es similar a un coche de combustión tradicional. Así, a modo de ejemplo, la primera generación del Hyundai cubría 430 km sin repostar, mientras que con el Nexo ronda los 600 km de autonomía.

La desventaja es que en aún existen pocas estaciones donde repostar. En Alemania cuentan con 500 estaciones, otros países como Suecia, Noruega o Reino Unido está en vías de desarrollo para dotar a estos vehículos de la infraestructura necesaria. En España hay seis hidrogeneras ubicadas en Albacete, Ciudad Real, Huesca, Zaragoza y Sevilla.

La falta de una infraestructura adecuada provoca que esta alternativa ECO no sea, de momento, lo suficientemente viable. Es por ello que muchos de los fabricantes prefieren producir más coches eléctricos que parece que es la tendencia actual y no coches alimentados por hidrógeno. A pesar de ello Toyota, Honda y Hyundai ya están comercializando estos vehículos que se presentan como la tecnología cero emisiones del futuro.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top