Raquel / 18 abril 2021

Las 5 mejores películas para los amantes del motor

Todos los amantes del motor sabemos que los gustos por los coches son tan variados como los modelos que existen; sin embargo, en algo sí que coincidimos: nos gustan las películas con coches, carreras, velocidad… y cuando estamos frente a la pantalla vivimos el placer de conducir esos vehículos como si realmente estuviéramos frente al volante.

En esta entrega te traemos las mejores 5 películas para los amantes del motor, y si no has visto alguna te invitamos a disfrutar de la emoción que transmiten estas producciones. Algunas son verdaderos clásicos de todas las épocas; otras son menos conocidas, pero bien merecen ser vistas por su trama, sus localizaciones o escenas.

Te presentamos ahora nuestra selección, y aunque la lista de este género es mucho más amplia, seguramente encontrarás aquí verdaderas obras maestras pensadas en los fanáticos de la conducción.

Grand Prix

Rodada en 1966, Grand Prix es considerada una de las mejores películas de carreras de todos los tiempos. 

Su trama conjuga la ambición, la enemistad y el amor; y aunque ciertamente, no se trata de un argumento particularmente interesante, las osadas técnicas usadas en el rodaje sí lo fueron: se acoplaron cámaras a los coches, de modo que puedes vivir la sensación de estar en la pista alcanzando nada menos que 300 km/h.

Con Grand Prix los espectadores estaban por primera vez en un circuito de velocidad, lo que resultó en su momento una verdadera innovación tecnológica. Además, la ficción cinematográfica incorpora verdaderas leyendas de las pistas: Fangio y Jackie Stewart.

Las 24 horas de Le Mans

Esta es sin duda una de las mejores películas protagonizados por Steve McQueen. En este film clásico del mundo del motor verás las escenas más arriesgadas para el momento en que se filmó, 1971. En su trama, McQueen es un piloto americano que viaja a Francia para participar en Le Mans, una de las carreras más famosas e importantes.

La velocidad y el drama se encuentran cuando el protagonista se enamora de la viuda de otro piloto, fallecido en el mismo accidente en que él había sufrido una herida que lo había tenido alejado de las pistas durante algún tiempo.

Las 24 horas de Le Mans fue rodada en el propio circuito francés, y sus arriesgadas imágenes fueron referencia por muchos años. En la grabación participaron importantes pilotos de carrera del momento, lo que aumenta el realismo y la emoción. Este clásico del cine de cuatro ruedas ha sido remasterizado, así que puedes disfrutarlo en su mejor versión.

Mad Max

Si además de ser fanático de los coches te gustan las películas post-apocalípticas, Mad Max es para ti. Todo comenzó en 1979 con la primera de una trilogía protagonizada por Mel Gibson, un hombre atormentado por su pasado que decide ir solo por un mundo devastado; sin embargo, debe sumarse a un grupo para garantizar una supervivencia que está en juego cada día.

Si bien la primera es considerada por muchos como la mejor de las tres, todas llegaron a contarse entre las más taquilleras de los 80.

En 2015, el escritor y creador George Miller resucitó a su icónico personaje en Mad Max: furia en la carretera. Con una factura técnica realmente impecable, esta película nos muestra al protagonista enfrentando la violencia entre bandas, en implacables persecuciones a toda velocidad por el desierto y en una guerra sin cuartel para mantenerse vivo.

Aparecen en la película un total de unos 150 coches, todos diseñados especialmente para esta superproducción; entre estos, algunos se basaron en Ford Model B, el Perentti o el Beetle.

James Bond contra Goldfinger

En Goldfinger, 007 conduce un Aston Martin DB5. Aunque los Aston fueron los coches preferidos por los productores de las películas del agente, no fue así en las novelas de Ian Fleming, donde siempre estaba al volante de un lujoso Bentley.

Esta película británica de espionaje de 1964 es la tercera de Sean Connery como el agente más famoso del MI6, James Bond.

La saga de James Bond se caracteriza por intensas persecuciones a bordo de los coches con los que seguramente has soñado alguna vez. Estos son otros de los modelos de la saga Bond que han hecho suspirar a más de un amante del motor:

  • Sunbeam Alpine, en Guerra fría: un cupé deportivo de dos asientos producido por el Grupo Rootes.
  • Bentley, en Desde Rusia con amor: esta marca de coches de lujo empezó a fabricarlos en 1919.
  • Citroen 2 CV en Solo para tus ojos: En esta película de 1981, James Bond conduce un clásico Citroën 2CV de color amarillo. La marca lanzó una edición especial, el 2CV 007, que incluía pegatinas con falsos agujeros de balas.
  • Jaguar XKR y Aston Martin Vanquish en Muere otro día: estos dos coches compartieron protagonismo en esta película de  2002. El Jaguar, de color verde, tenía una ametralladora incorporada, y también podía disparar cohetes desde la parrilla frontal y bombas y misiles desde las puertas. Por su parte, el Aston podía camuflarse, y disparaba cohetes desde la parte delantera.
  • Lotus Esprit, famosos en las películas de la década de los 70: en la ficción cinematográfica, la marca de deportivos fabrica un submarino para el superespía. El Esprit se fabricó desde 1976 hasta 2004.

Weekend of a Champion

Cuando el nombre de Roman Polanski se une al de Jackie Stewart algo bueno tiene que ser el resultado: efectivamente, esta película/documental fue rodada durante un fin de semana de competición, siguiendo a la leyenda de las pistas. Se grabó durante el Gran Premio de Mónaco de 1971, y las escenas logradas constituyen un verdadero hito para el género cinematográfico y para el deporte de las carreras de coches.

La temática de este film da cuenta del intento de Steward de ganar el Gran Premio de Mónaco de F1, junto con otras escenas de su vida pública y privada, tanto dentro como fuera del circuito. Este privilegio de Polanski se debió no solo a su reconocida trayectoria cinematográfica, sino también a la entrañable amistad que lo unía a Steward.

El corredor logró su meta y obtuvo el premio, en un momento en que sus extraordinarias habilidades como piloto de carrera lo tenían en la cúspide de la gloria.

Estos son apenas unos pocos ejemplos de películas que te harán disfrutar de buenas carreras, persecuciones y los coches que muchos han querido conducir al menos una vez en su vida. Constituyen, sin duda, una buena opción para disfrutar de la adrenalina desde el sofá, sin los riesgos de las competiciones oficiales, los disparos de perseguidores o los mundos post-apocalípticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h