GLosario de términos

Habitáculo

El habitáculo de un vehículo se refiere a todo el espacio habitable del mismo y está destinado a la conducción y al transporte de pasajeros. Además, el término habitáculo se utiliza también para definir no solo el espacio interior, sino también la estructura de chapa u otros materiales que lo forman. El origen del término habitáculo viene de la aeronáutica y, en un primer momento, señalaba únicamente un espacio restringido para el piloto. 

¿Cómo se compone un habitáculo?

La estructura del habitáculo forma parte de la carrocería y con ello del chasis. Antes de la llegada de las carrocerías autoportantes, la estructura del habitáculo se podía construir separadamente para después ser montada en el bastidor del vehículo. 

Los fabricantes de automóviles destinan recursos, tiempo y esfuerzo a conseguir aumentar la seguridad en el habitáculo. Todas las marcas de coches buscan conseguir un habitáculo lo más rígido e indeformable posible. Además, este habitáculo ‘blindado’ podría estar rodeado por una estructura que se deforme progresivamente ante los posibles choques en el exterior. 

Para conseguir que las fuerzas del impacto de los choques lleguen reducidas al interior del habitáculo, se realizan investigaciones para garantizar la protección de los pasajeros. Los fabricantes de automóviles siguen desarrollando varias tecnologías y sistemas de ayuda a la conducción que consigan reducir al máximo las consecuencias de los accidentes. 

Sin embargo, cabe destacar que la indeformabilidad que los fabricantes de automóviles aportan al habitáculo se convierte en un elemento negativo si no se coloca también en una estructura interior que se deforme progresivamente. Actualmente se colocan unos milímetros de acolchamiento interno, que representa un primer paso, pero no es la solución definitiva al problema de seguridad en algunos interiores. 

Tipos de habitáculos en función de las carrocerías

Los habitáculos varían según el tipo de carrocería. La primera clasificación que nos encontramos es por el tipo de chasis que es la estructura interna que sostiene distintos componentes. 

  • Chasis independiente: sostiene todos los elementos y la carrocería actúa como una cobertura. Es la más utilizada en vehículos industriales. 
  • Chasis autoportante: es el más utilizado ya que la carrocería está unida al chasis. Este puede ser monocasco o semimonocasco. 

La siguiente clasificación se centra en los volúmenes de un vehículo, que son las distintas zonas o espacios que se pueden distinguir: vano motor, habitáculo y maletero. 

  • Monovolumen: el vano, el habitáculo y el maletero comparten el mismo espacio. De esta forma, se consigue una mayor amplitud en el interior del habitáculo. 
  • Dos volúmenes: el motor se encuentra en una parte y el habitáculo y el maletero en otra. Suele ser común en los vehículos familiares.
  • Tres volúmenes: en este tipo de carrocerías cada parte cuenta con su propio espacio y están claramente separadas. No hay acceso directo al maletero desde los asientos traseros. Suele ser común en berlinas.