Glosario de términos

Monovolumen

El monovolumen es un tipo de carrocería que combina en un único volumen el compartimento del motor, la cabina y el maletero del coche, compartiendo un mismo espacio y consiguiendo mayor amplitud.

El concepto de monovolumen surgió a raíz de la necesidad de muchas familias que querían tener un coche con un interior espacioso, pero que también tuviera una atractiva línea de diseño.

Cada vez se ven más vehículos monovolumen por las carreteras ya que estos coches ofrecen un espacio mucho más amplio que un turismo, sin llegar a ser una furgoneta. Como el maletero no dispone de la inclinación propia de las berlinas, se puede aprovechar mejor el espacio disponible sin tener que aumentar la longitud o la anchura del vehículo. Así el monovolumen consigue más plazas, mas zona de carga y sitio para los pasajeros.

Básicamente, la principal diferencia entre los monovolúmenes y el resto de coches es que los primeros aprovechan mejor el espacio interior. Por tanto, el público que más suele adquirir este tipo de vehículos son las familias numerosas.

Su origen podríamos establecerlo en 1949 con la DKW F789 de Auto Union AG, modelo de coche al que después siguieron otras marcas. En definitiva, el objetivo era incorporar a una furgoneta otra fila de asientos mirando hacia delante, así como ventanillas y puertas para puedan entrar fácilmente personas atrás y hacerlo más acogedor.

Características de los monovolúmenes

El monovolumen se caracteriza por ser un coche con las siguientes propiedades:

  • Única estructura: estos coches están compuestos de una única estructura que envuelve el motor, la parte de los pasajeros y la de carga. Esto quiere decir que no existen separaciones en su carrocería.
  • Espaciosidad: esta es la característica que más tienen en cuenta los compradores de monovolumen. Tan solo hay que ver su gran habitabilidad y amplio espacio de carga, incluso algunos incluyen una tercera fila de asientos al coche. 
  • Espacio modulable: también hay que tener en cuenta que el interior del coche está bien repartido, pero además el monovolumen es modulable. Los asientos tienen una gran versatilidad, lo que hace que se puedan sacar, combinar o abatir de manera sencilla, en función de la necesidad de cada situación.
  • Plazas: normalmente este tipo de coche tiene cinco o más plazas. En algunos modelos podemos encontrar habitáculos de hasta 9 plazas.
  • Puertas traseras: estas puertas del monovolumen pueden ser batientes o correderas. Lo que parece invariable es el portón vertical del maletero en la gran mayoría de modelos.
  • Altura: los monovolúmenes suelen ser más altos, entre 1,60 y 1,80 metros. En sus orígenes tenían grandes dimensiones, pero en 2020 podemos encontrar diferentes modelos en los distintos segmentos de vehículos. Así entre los utilitarios de menor tamaño encontramos el Citroën C3 Picasso, como lo fue en su día el Mercedes Clase A en sus dos primeras generaciones (1997-2004 y 2005-2011).

No obstante estos coches tienen ciertas limitaciones que condicionan a algunos conductores. Los vehículos monovolumen poseen menos agilidad que el resto de coches ya que son más pesados y además su estética tiende a diseños más tradicionales.

Cuando estas dos desventajas suponen un obstáculo para el conductor, una alternativa son los vehículos SUV. Comparten ciertas similitudes; espacio amplio, cabina elevada, un buen maletero y, además un diseño más moderno. 

Antes de tomar cualquier decisión respecto a estos coches debemos saber que su gran diferencia se halla en el origen de ambos. Por un lado los coches monovolumen son una adaptación de un vehículo utilitario para familias numerosas y los SUV derivan de los todoterreno 4×4.


¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h