Glosario de términos

Límite de velocidad

El límite de velocidad es la velocidad máxima permitida a la que puede circular un vehículo en una vía concreta. Suele oscilar entre los 20 y los 130 km/hora. Cabe destacar que los límites de velocidad están establecidos por ley y varían mucho, dependiendo del tipo de carretera. En la gran mayoría de países del mundo, las legislaciones establecen distintos topes de velocidad, dependiendo de las vías por las cuales circulan los vehículos. 

El exceso de velocidad es una de las principales causas de accidentes mortales en carretera en el mundo entero. Cuando un conductor circula rápido, el tiempo de reacción se ve aumentado, crece la dificultad de controlar el automóvil y los sentidos y reflejos también se ven afectados. El compromiso de los conductores es respetar la velocidad máxima de la vía por la que se circula. Asimismo, el exceder el límite de velocidad puede conllevar hacerte acreedor de una sanción que en el caso de ser grave asciende hasta los 300€ y la pérdida de 2 puntos en el carnet de conducir, y en el caso de considerarse muy grave, una multa de hasta 600€ y la pérdida de 6 puntos del carnet. 

Los límites de velocidad generalmente se indican mediante las señales de tráfico en la que se refleja el máximo el mínimo permitido expresado en kilómetros por hora. Estos límites los establecen los órganos legislativos de los gobiernos nacionales o provinciales y las autoridades policiales y judiciales son quienes los hacen cumplir. Los límites de velocidad también pueden ser variables e ilimitados como en las denominadas Autobahn, las autopistas de Alemania. 

El primer límite de velocidad numérico para coches se introdujo en Reino Unido en 1891. Éste limitaba la circulación a 16 km/hora. Por su parte, el límite de velocidad más alto del mundo está registrado a 160 km/hora y se aplica en dos autopistas de los Emiratos Árabes Unidos. 

Actualmente hay 3 límites genéricos de velocidad en las vías urbanas:

  • 20 km/h en calles de plataforma única de calzada y acera.
  • 30 km/h en calles de un único carril por sentido de circulación.
  • 50 km/h para calles con dos o más carriles por sentido, siendo en este último caso la velocidad límite de 40 km/ para vehículos con mercancías peligrosas.

Los carriles bus o reservados para taxis u otros usuarios no están incluidos en estas limitaciones. 

¿Por qué existen los límites de velocidad?

Existen numerosas razones por las que los órganos legisladores regulan los límites de velocidad en las carreteras. El primer objetivo que se persigue es intentar mejorar la seguridad vial y reducir así el número de víctimas mortales por accidentes de tráfico. La Organización Mundial de la Salud, conocida por las siglas OMS ha identificado en el “Informe mundial sobre la prevención de los traumatismos causados por el tránsito” que el control de velocidad es una de las medidas que se pueden llevar a cabo para reducir el número de muertes en carretera. Otro de los aspectos fundamentales de la existencia de los límites de velocidad es la reducción del impacto ambiental del tráfico rodado. Estos impactos pueden derivarse de los propios ruidos del motor, vibraciones y las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. La Dirección General de Tráfico acaba de aprobar en España la reducción de velocidad a 30 km/hora en zonas urbanas tanto por razones de seguridad como por eficiencia energética.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h