Glosario de términos

Renting financiero

El renting financiero, o arrendamiento financiero, no es otra cosa que un leasing, un contrato de alquiler a largo plazo con opción de compra una vez que ha finalizado el contrato. Por lo general tiene una duración de entre uno a cuatro años.

Una vez que ha pasado ese tiempo, el titular del contrato puede acceder a la compra del coche que ha estado conduciendo pagando su valor residual, devolverlo sin más consecuencias o cambiarlo por otro con un nuevo contrato de leasing o renting.

¿Para quién es el renting financiero?

que es el arrendamiento financiero

El arrendamiento financiero o leasing es un contrato enfocado a empresas, autónomos y profesionales.

De hecho, todavía no está contemplado el que los particulares accedan a esta modalidad, aunque sí pueden hacerlo al renting convencional, muy parecido al leasing, pero sin la opción a compra de base.

Los profesionales, empresarios y autónomos que recurran al leasing puede que tengan que demostrar que están utilizando el coche para llevar a cabo su actividad económica.

Un serigrafiado corporativo, o el hecho de que el coche permanezca aparcado durante el fin de semana, será suficiente para demostrar que cumplen con el contrato de arrendamiento financiero.

Este requisito indica con claridad que el leasing es una opción creada para favorecer a las empresas y autónomos a la hora de adquirir vehículos corporativos.

Resulta mucho más viable y económico hacer contratos de leasing, que comenzar a comprar y a vender coches según las necesidades de la empresa.

Eso sí, a diferencia del renting convencional, el leasing no incluye ningún tipo de servicios adicionales en su cuota y por eso suelen ser más bajas que en el caso de un contrato de renting. No se ofrece mantenimiento, cambio de neumáticos ni ningún tipo de asesoramiento.

¿Puede ser interesante acceder a un arrendamiento financiero?

Además de las ventajas obvias que hemos comentado más arriba, el arrendamiento financiero o leasing cuenta con otra serie de beneficios muy interesantes para aquellos que puedan acceder a él y cumplan los requisitos.

No solo permite reducir el gasto en vehículos y flotas, sino que contribuye a mejorar la liquidez de la empresa.

Además, el leasing no se considera compra por lo que se puede tributar como gasto y no como bien adquirido. El IVA de la cuota fija mensual puede deducirse en la declaración de la Renta.

Eso sí, para poder beneficiarte de estas ventajas fiscales, la empresa de leasing tiene que haber sido constituida de forma específica para el desarrollo de esa actividad. Existe un registro especial de este tipo de entidades en el Banco de España.

El arrendamiento financiero o leasing permite a las empresas probar un determinado modelo de coche durante un tiempo y decidir después si quiere conservarlo. O, si lo prefiere, probar otro.

Es así de sencillo, y no involucra una larga serie de gestiones como la compraventa, ya que la empresa de renting se encarga de todo.Por lo general quien accede al leasing es porque está decidido a comprar tras el contrato. Las empresas que utilizan este modo de renting salen beneficiadas y no deben preocuparse por mantener una flota de vehículos propia.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h