Glosario de términos

Sensor de fatiga

El sensor de fatiga del coche tiene la función de proteger al conductor. Todo aquel que esté frente a un volante está expuesto a los efectos del cansancio. El agotamiento tras una larga jornada de trabajo o el tedio de la carretera pueden afectar y generar situaciones de peligro.

La disminución de las capacidades para reaccionar ante los eventos o incluso quedarse dormido son algunos de los efectos de la fatiga. La recomendación básica ante el primer signo de cansancio es detenerse y descansar para recuperarse.

La incorporación de estos sistemas por parte de los fabricantes de coches previene los accidentes de tráfico. 

¿Cómo funciona el sensor de fatiga?

El sensor de fatiga monitorea el comportamiento del conductor para verificar sus condiciones físicas y mentales para circular con el vehículo. De esta manera el sistema emite una señal o activa una acción que alerta sobre el peligro.

Este sistema reconoce patrones a partir del tiempo de reacción, el uso del volante y el acelerador o las maniobras. Incluso, la posición de las manos o la postura del cuerpo en el asiento del coche son objeto de seguimiento.

El desarrollo tecnológico de los coches incorpora diversos asistentes de conducción que recaban información del vehículo. En muchos casos esta información sirve al ordenador para monitorear las condiciones del conductor.

Las maniobras erráticas tales como el cambio de carril sin activar las intermitentes, son señales de alerta para el sistema. También vale mencionar que las cámaras frontales detectan cuando se pisan las líneas de la vía.

En el caso de los asistentes de conducción, las variaciones en las maniobras al volante detectan el cansancio del conductor. Otro sistema involucrado lee el uso del acelerador e incluso cuando el tiempo de conducción excede las dos horas.

Ahora bien, el sistema que identifica de forma más rápida los signos de cansancio utiliza la lectura de rostro. Consiste en una cámara en el habitáculo que monitorea la dirección de la mirada, los bostezos y la cantidad de parpadeos.

Conviene no subestimar la fatiga

Las compañías aseguradoras conocen de forma objetiva la incidencia del cansancio en el número de accidentes en carretera. Por tal motivo recomiendan la instalación del sensor de fatiga en el equipamiento de los coches.

En este sentido, existe una propuesta del Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte para regular de forma obligatoria tal equipamiento. Se prevé que a partir de 2022 los vehículos de menos de 3.500 kg deberán incorporar obligatoriamente sistemas detectores de fatiga.Una de las fortalezas más apreciadas por los clientes del renting de coches es la disponibilidad de coches con los sistemas más avanzados. Por ello, el asesoramiento de los especialistas incorpora la seguridad como un elemento importante.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h