Glosario de términos

ADAS – Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción

Los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción, más conocidos por las siglas ADAS (del inglés Advanced Driver Assistance Systems), tienen como objetivo facilitar la conducción y ayudar a reducir, significativamente, el número de accidentes de tráfico, heridos y víctimas. 

El origen del 95% de los siniestros es el error humano. Para conseguir reducir el número de muertes en carretera, la Unión Europea, ha creado un plan progresivo para implementar, de forma obligatoria, un paquete de sistemas de seguridad en todos los nuevos modelos de turismos y furgonetas ligeras. Se estima que con la implantación de la tecnología ADAS se puedan evitar más de 25.000 muertes y 140.000 heridos graves entre 2022 y 2038. 

Los coches actuales, cada vez más, están equipados con más sistemas de asistencia a la conducción. Estos avances tecnológicos incrementan, notablemente, la seguridad activa y suponen los primeros pasos hacia una conducción completamente autónoma. Los Advanced Driver Assistance Systems comprenden desde el frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, la detección de ángulo muerto o el sistema de detección de fatiga, a la alerta de cambio involuntario de carril, mantenimiento activo o incluso el reconocimiento de señales de tráfico. 

Según la Dirección General de Tráfico, DGT, “si todos los automóviles equiparan sistemas ADAS, se produciría una reducción del riesgo de siniestro en España del 57%, hasta 51.000 accidentes se evitarían o sus consecuencias se verían mitigadas significativamente”. 

ADAS: así obtienen la información

Los dispositivos ADAS necesitan ‘ojos’ que sean capaces de ver todo lo que sucede alrededor del coche y que recojan esa información. De esta forma, podrán obrar en consecuencia y ayudar al conductor a tomar decisiones con la mayor seguridad posible. Dichos ojos son los diferentes sensores, cada uno de ellos con unas capacidades y limitaciones por su tecnología y naturaleza. Solo la combinación de la información aportada por todos ellos, produce un reconocimiento fiable del entorno.

  • Cámaras: la inmensa mayoría de las cámaras de los sistemas ADAS están montadas en el parabrisas. Tienen la ventaja de adaptarse a diferentes tareas, reconocer colores y tener un amplio rango de 50 a 500 metros y de hasta 180 grados; y las desventajas de ofrecer problemas de visión en condiciones climatológicas adversas o cuando estén sucias, y de estar sujetas a ilusiones ópticas naturales. La cámara solo entiende lo que ha sido previamente clasificado en su software y solo mide ángulos, todo lo demás es calculado. 
  • Sensor de radar: el radar sirve para localizar objetos estáticos y en movimiento. Funciona enviando ondas de radar, que rebotan en los objetos del entorno del vehículo. Midiendo la velocidad relativa y la distancia de los objetos con el efecto Doppler, el retraso de los cambios de frecuencia entre la señal emitida y la recibida, la amplitud y la fase de las señales, se determina la velocidad relativa, distancia y posición de los objetos que se encuentran en los alrededores del vehículo. Tiene un alcance de 250 metros y un rango de 360 grados. Son fiables, no le influyen las inclemencias meteorológicas y mide todos los valores relevantes como el ángulo, la distancia, la velocidad y los parámetros del material sin necesidad de cálculos.  Por el contrario, no reconoce colores y suele estar instalado detrás de la parrilla del coche. 
  • Sensores de ultrasonido: son muy fiables para el reconocimiento del entorno más cercano y a bajas velocidades. Funcionan con la técnica sonar, enviando impulsos ultrasónicos que rebotan en los obstáculos y cuyos ecos son analizados para obtener la información. Sobre todo se utilizan en los sensores de aparcamiento por lo que suelen ir instalados en los paragolpes. 
  • Sensores láser LIDAR: es el único sensor que mide con precisión en 3D, con un alcance de alrededor de 200 metros. Tienen un alcance reducido en condiciones meteorológicas adversas.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h