GLosario de términos

Sensor de aparcamiento

Los sensores de aparcamiento son los dispositivos de asistencia al estacionamiento más comunes que detectan los obstáculos que pueda haber en los ángulos sin buena visión por parte del conductor, principalmente a la hora de aparcar.

Comúnmente, la instalación de los sensores de aparcamiento se hace en los parachoques del vehículo, principalmente en la parte trasera del coche, y se activan para avisar sobre la proximidad de un obstáculo al momento de dar marcha atrás, o bien de la proximidad de un objeto no visible desde el asiento delantero y localizado en la parte delantera del vehículo.

Si al comprar tu coche venía sin sensores de aparcamiento, te podrán realizar la instalación a posteriori con un kit de sensores de aparcamiento para coche. La gran mayoría de coches que puedas comprar en la actualidad ya incluyen de serie el kit de sensores de aparcamiento en la parte trasera del coche, en la parte delantera o en ambas.

Todos los sensores de aparcamiento avisan de la proximidad de objetos con una señal acústica. Con algunos tipos de sensor también puedes visualizar mejor el espacio alrededor del coche gracias a las bandas de color amarilla, naranja o roja que se activan según la proximidad del sensor al objeto, o mejor todavía gracias a su cámara integrada.

Tipos de sensor de aparcamiento:

  • Sensor con ultrasonido: están ubicados en los parachoques del coche y se pueden ver fácilmente. Emiten un ultrasonido que rebota en el obstáculo para medir la distancia a la que nos encontramos del mismo.
  • Sensor electromagnético: también ubicados en el parachoques, usan un campo electromagnético para detectar los objetos próximos.
  • Cámaras de aparcamiento: una cámara ubicada en la parte trasera del coche (la más común) o delantera, se conecta a la pantalla principal de la consola del coche. Desde la pantalla podemos ver el espacio entre la parte trasera del coche y los obstáculos que pueda haber alrededor desde un ángulo más amplio.

Ventajas y desventajas de los sensores de aparcamiento

Ventajas de los sensores de aparcamiento:

  1. Tener un sensor facilita el aparcamiento del coche, más si cabe cuando hay poco espacio, ya que nos ayuda a detectar objetos en puntos más remotos o sin visión cercanos al coche.
  2. Reduce las posibilidades de dañar el coche, o incluso dañar otros objetos cercanos como farolas, pivotes o incluso las paredes o columnas del parking… Disponer de sensor de aparcamiento no limita nuestra responsabilidad como conductores del vehículo.

Desventajas del sensor de aparcamiento:

  1. Los objetos planos o muy pequeños son difíciles de detectar por el sensor de aparcamiento.
  2. Si hay nieve, barro o suciedad acumulada en el sensor o en varios sensores de aparcamiento, estos pueden no cumplir al 100% su función y no detectar correctamente la distancia entre el coche y algún obstáculo alrededor.
top