GLosario de términos

Sensor de luces

El sensor de luces del coche es un sistema que incorpora un detector optoelectrónico que detecta la luminosidad del entorno donde circulamos. A partir de una determinada cantidad de luz, este sensor activa las luces de forma automática. Suele ubicarse en la base del parabrisas y utiliza algunos elementos del sensor de lluvia.

El desarrollo de esta tecnología permite determinar las condiciones lumínicas durante la conducción. De esta manera se incrementa la seguridad al tiempo que se gana en confort. Por otra parte, reduce las distracciones al volante.

¿Cómo funciona el sensor de luz?

El sensor de luz registra longitudes de onda especiales por medio de un cristal filtrante antepuesto. De esta forma discrimina entre la luz artificial y la luz natural. Tiene también la capacidad de medir la luz del entorno así como la iluminación frontal del coche a través de dos sensores independientes:

  • Uno de los sensores es de amplio radio de acción y capta información sobre la cantidad de luz alrededor del automóvil. 
  • El otro, de pequeño radio de acción, registra la intensidad de luz frente al vehículo.

Junto con la información suministrada por otros sistemas del vehículo, un algoritmo enciende o apaga las luces de conducción.

En algunos sistemas el sensor brinda información sobre la cantidad de luz solar que ingresa al habitáculo. En tal sentido, ajusta el climatizador para lograr el confort requerido por los pasajeros.

¿Cuándo funciona este sistema?

En primer lugar, debe conocerse que los reglajes, el umbral de luminosidad establecido para activar automáticamente los sensores, varían de acuerdo al fabricante. En segundo lugar, además existe la función “Auto”, que es activada por el conductor a través de un interruptor.

En caso de falla del sensor de luz, el sistema activa la función «Luz encendida». Así, el coche cuenta con la iluminación adecuada para conducir. Por otra parte, recordemos que existe la opción de encender el sistema de forma manual con el interruptor.

El sistema está programado para activarse automáticamente durante el lapso comprendido entre el atardecer y poco después de amanecer. Igualmente, los faros cuentan con sensores que los encenderán en zonas en penumbra, garajes y túneles.

Beneficios de la iluminación inteligente

El uso de la iluminación inteligente previene de los peligros de no ver ni ser visto durante la conducción. Por ello, el sensor de luz permite determinar la claridad del entorno y en consecuencia encender los faros.

En algunas ocasiones, como el ingreso a un túnel, el conductor cuenta con el apoyo del sistema para activar las luces. De esta forma cumple la doble función de seguridad al iluminar la vía y alertar a los otros coches de su presencia. La funcionalidad del sensor permite al conductor liberar la atención sobre el encendido y apagado de las luces. Esta prestación evita distracciones y permite permanecer atento a las acciones propias de la conducción.