Ruben / 30 abril 2020

¿Es legal o sirve de algo llevar una dashcam en el coche?

Una dashcam es una cámara de alta resolución que se instala en el salpicadero y/o la luneta trasera del coche, para grabar lo que sucede en la carretera durante la circulación del vehículo. Su coste varía de acuerdo a varios factores entre los 27 y los 200 euros aproximadamente.

En algunos países su uso es legal e incluso obligatorio, como es el caso de Rusia, donde esta medida ha tenido múltiples beneficios para disminuir el índice de fraudes, denuncias falsas y simulación de atropellos para el cobro de una indemnización. En Estados Unidos, los oficiales de tránsito y policías están obligados a usarlas para grabar su procedimiento durante las horas de servicio.

La última generación de Citroën C3 tiene en su equipamiento una cámara que se activa automáticamente en caso de colisión y recupera los hechos de los 30 segundos antes del accidente. Este método de vigilancia trae grandes beneficios para las empresas de seguros.

Las dashcam tienen múltiples utilidades y su uso tiene respaldo legal en algunos países, pero, ¿es legal su uso en España? ¿sirve de algo llevar una dashcam en el salpicadero del coche?

Llevar una dashcam en el coche es legal en España

Las dashcams y la Ley de Protección de Datos en España

En España existe un vacío legal respecto a las dashcam. La DGT detalla que sí se puede llevar una cámara instalada en el interior del coche, sin embargo, según el uso que se le de puede convertirse en una actividad ilegal.

El uso de las dashcam puede ser incompatible con el derecho a la privacidad. Según la Ley de Protección de Datos, se prohíbe la divulgación de fotos o videos de personas o vehículos identificables sin su consentimiento. Por tanto, sí es legal llevar una cámara en el coche, siempre que su contenido se utilice únicamente para uso doméstico.

Por tanto, la Ley de Protección de Datos no tiene una posición fija con respecto a sí es legal la dashcam o no, pero en caso de determinar que el propietario de la cámara haya tratado los datos personales de alguien de forma inadecuada, puede estar infringiendo una ley y enfrentarse a grandes sanciones.

Existe una ley orgánica que declara que la grabación de imagenes en lugares públicos es competencia única de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Aunque se reconoce el derecho de cualquier persona a realizar grabaciones domésticas en la vía pública, la grabación continuada de circunstancias del tráfico pertenece al concepto de vigilancia y no al de uso doméstico, por tanto, se consideraría ilegal.

Motivos de sanción por mal uso de la dashcam durante la conducción

Otro mal uso de las dashcams es su manipulación durante la conducción, es decir, si acciona algún botón de la cámara o intenta instalarla durante la marcha, esta actividad podría ser denunciable y sancionable.

Según el artículo 11 del Código de Tráfico y Seguridad Vial, el conductor debe estar en todo momento en condiciones de controlar su vehículo, así como a mantener su propia libertad de movimientos, el campo de visión necesario y la atención permanente a la conducción, garantizando así la seguridad de los ocupantes del vehículo y de los demás usuarios de la vía.

La atención permanente a la conducción durante la circulación se considera incompatible con el uso de dispositivos como pantallas, reproductores de vídeo o música, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación. En este caso, la manipulación de una dashcam durante la conducción podría suponer una sanción de 200 euros y 3 puntos del carnet de conducir.

Otra de las razones por las que puede ser sancionado si lleva una dashcam en el coche es si su ubicación dificulta el campo de visión del conductor. El artículo 11 del Código de Tráfico y Seguridad Vial establece que los objetos o animales transportados en el vehículo no deben suponer una interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos. Por tanto, si la cámara impide al conductor tener el campo de visión necesario y la atención permanente a la conducción, podría ser objeto de denuncia con una sanción de hasta 100 euros.

En conclusión, el uso de las dashcams en España no es ilegal y sirve únicamente para el entretenimiento personal y doméstico del conductor. Al menos que se demuestre que ha sido usada para tratar datos de terceros, o en el caso de demostrar que la dashcam ha sido motivo de distracción en un accidente de tránsito, no podrás ser sancionado por el mero hecho de llevar una cámara instalada en el interior de tu vehículo.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top