Laura / 18 abril 2020

¿Se puede transformar un coche diésel o gasolina en eléctrico?

Los coches eléctricos están dando de qué hablar debido a las restricciones que se han aplicado en las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de las grandes ciudades. Y aunque es una iniciativa que solidariza con la conservación del ambiente, no se puede negar que este cambio significa reducir parte del parque de vehículos.

De acuerdo con las nuevas restricciones de tráfico impuestas en Barcelona a principios de año, la intención es sacar de circulación alrededor de 50.000 coches, sin duda una situación que pone en un aprieto a los propietarios de coches “viejos”. Pero, ¿y si existiera la posibilidad de transformar un coche diésel o gasolina en eléctrico?

Aunque parezca una idea extraída de una película de ciencia ficción, la verdad es que forma parte de una realidad, ya que esta transformación es una metodología que se aplica mediante el ya conocido retrofit.

¿Qué es el retrofit?

El retrofit es una metodología que consiste básicamente en sustituir las partes internas de un equipo por unas más nuevas tecnológicamente hablando. En el caso de los vehículos, la transformación consiste en convertir un coche de combustión en eléctrico, sustituyendo las piezas correspondientes por aquellas que permiten conducirlo eléctricamente.

Transformar un coche diésel o gasolina en eléctrico

El objetivo de esta metodología es conservar el vehículo, evitando que sea dado de baja y colaborando con las medidas de la ciudad impuestas en las ZBE, para cumplir con los objetivos de la Unión Europea en relación a la calidad del aire.

El retrofit busca ante todo rentabilidad ambiental, de tal forma que la transformación de los coches de combustión en eléctricos puedan extender su vida útil mediante la colaboración con el medioambiente.

Vehículos de combustión que han sido convertidos a eléctricos

Una vieja furgoneta de 1957 fue convertida en un vehículo de 369 CV de potencia con dos motores eléctricos, uno por cada eje. La conversión fue desarrollada y ejecutada por una empresa americana llamada Zelectric Motors, creada y dirigida por el español David Bernardo que, además de las conversiones eléctricas, se dedica a realizar conversiones de coches antiguos para mejorarlos con motores de mayor potencia.

Zelectric Motors ha hecho varias modificaciones de gasolina a eléctrico, tal es el caso de un porsche 912 de 1968 que fue modificado basándose en el motor del Tesla Model S P85, para obtener una potencia de 4450 lb y 550 CV. Se utilizó una batería menor de 2 kWh LG Chem dividida en dos porciones de 16 kWh para equilibrar el peso del coche, dotándolo de una autonomía de 225 km.

¿Hay empresas en España que se dediquen a hacer esta tranformación?

Por fortuna, en España hay dos empresas que se han tranformado vehiculos de combustión en eléctricos con absoluto éxito, estas son Elektrun Cars y eCoche.

La primera, Elektrun, se dedicó a convertir un Renault Twingo de 1997, despojándolo de todo lo que no iba a necesitar y equipándolo con todo aquello que haría posible su electrificación. El equipamiento consistió en; un paquete de baterías, un motor eléctrico, un controlador, una bomba de vacío, entre otras cosas, para su completo funcionamiento.

Así, un coche de 500 euros, ahora con motor eléctrico, puede seguir circulando a la vez de colaborando con las metas de calidad del aire de la Unión Europea, dándole al coche una segunda oportunidad y una vida más duradera.

La segunda empresa, eCoche, tiene una visión poco corporativa y más colaborativa, ya que pretende realizar la transformación de coches de combustión en eléctricos mediante la homologación en masa. Es decir, agrupar un número mínimo de coches y poder distribuir los gastos de la homologación entre todos los vehículos.

La homologación por transformar un coche de combustión en eléctrico puede variar entre los 14.000 y los 17.000 euros. Sí bien es cierto que es una cantidad considerable, también es verdad que está por debajo del coste de un coche eléctrico nuevo, que puede estar muy por encima de los 30.000 euros.

¿De qué lado se pone la legislación española con respecto a la transformación de coches?

Además de tener importantes empresas apostando por la transformación de coches de combustión en eléctricos, también se cuenta con una legislación permisiva ante este tipo de cambios.

España permite que un coche pueda sufrir modificaciones importantes y de igual forma circular con total legalidad. La única limitación que exige el reglamento es que la modificación debe ser firmada por un ingeniero, y que además la transformación del coche gasolina o diésel a eléctrico sea certificado por un taller avalado de acuerdo al proyecto de ley del Real Decreto 866/2010.

Este proceso supone pasar por varios trámites para que finalmente se pueda circular con total legalidad. Tras la transformación del vehículo, se exigen 15 días para presentar el coche en la inspección, y en caso de estar todo en orden, se homologan todas las modificaciones y por consecuencia, se expide una nueva ficha técnica.

Posteriormente, una vez se haya certificado por el taller y haya pasado por la inspección técnica, se debe ir a una Jefatura de Tráfico para certificar los cambios y junto con ellos, solicitar la etiqueta ambiental acorde a la nueva condición del vehículo transformado.

Si estás interesado en adquirir un coche eléctrico, siempre puedes optar por el renting de vehículos y probar un coche durante periodos de 2 a 5 años. En Renting Finders contamos con varios modelos eléctricos que pueden encajar con lo que estás buscando. No dudes en contactar con nosotros si necesitas asistencia.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top