GLosario de términos

Biela

La biela es un elemento bastante simple que cumple con una función vital en el engranaje de un motor de combustión. La biela tiene forma de barra y dispone de articulaciones en ambos extremos. Es aquella pieza que conecta el cigüeñal con el pistón con el fin de transmitirle movimiento similar al que hacemos al pedalear una bicicleta. 

Esta pieza ha de soportar grandes fuerzas de tracción y compresión. De ahí que su diseño y elaboración sean tan importantes para su correcto funcionamiento, sobre todo teniendo en cuenta que está ubicada en una zona donde la lubricación es complicada.

¿Para qué sirve la biela en un motor?

La función principal de la biela es la transmisión de la presión que producen los gases sobre el pistón hacia el cigüeñal. Se trata del eslabón de esa cadena que convierte el movimiento lineal alternativo en rotativo uniforme.

Si se mira esta pieza de perfil tiene forma de H, de I o del signo de suma (+). Se suelen fabricar mediante forja, aunque hay fabricantes que prefieren confeccionar la biela por mecanizado. Generalmente, el material utilizado para su elaboración es acero templado para los motores de gasolina y gasoil, y titanio o aluminio para coches de alta gama o de competición.

Partes de una biela

La biela está formada por tres partes:

  • Pie: es el extremo que se une al cigüeñal y es la parte con el diámetro más pequeño. Aquí se introduce un casquillo a presión donde se inserta el bulón, un cilindro o tubo, que es el que une la biela con el pistón. 
  • Cuerpo: como puede deducirse, es la parte central y la que soporta la mayor parte del esfuerzo tracción-compresión, aunque suele aligerarse por mantenerse en movimiento continuo. Se construye en forma de doble T y, en ocasiones, en forma de cruz. Asimismo, en los motores de alto rendimiento tiene aspecto de H y en los motores más convencionales se puede optar por una forma de I.
  • Cabeza o anillo grande: es la parte con el agujero más grande y a su vez se divide en dos partes. Una que se une al cuerpo y la otra, denominada sombrerete, que se puede desmontar y que se une al cuerpo mediante pernos. Por tanto, la cabeza está compuesta por sombrerete (mitad desmontable), los pernos y el casquillo. Este último es un cilindro de metal que se encaja a presión dentro de la cabeza de la biela. Cuenta con unos pequeños agujeros por donde entra el aceite para su lubricación.

Tipos de bielas

En función de cómo sea la cabeza de la biela y de la clase de unión con el sombrerete existen dos tipos de bielas:

  • Biela enteriza: el cigüeñal y la biela no suelen desmontarse, y tampoco llevan sombrerete. Esto no quiere decir que no pueda desmontarse, ya que es posible si se retira el cigüeñal en las muñequillas.
  • Biela aligerada: se da cuando el ángulo que forma el plano que separa las mitades de la cabeza no es un ángulo recto con respecto al plano medio de la biela.