Laura / 30 julio 2020

Cosas que no sabías que hacías mal al conducir

La forma de conducir es muy importante porque de ello dependerá la seguridad de uno mismo en la carretera. Es recomendable llevar una conducción tranquila, concentrada y segura. Sin embargo, esto no es garantía de que sepamos conducir bien porque a veces cometemos errores al volante de los que no somos conscientes.

Cambios constantes de carril

Todos los conductores saben que se pueden realizar adelantamientos cuando las señales así lo permiten, pero hay que fijarse en el tráfico de la carretera con el fin de evitar frenazos bruscos que pueden dar origen a una colisión. 

Hay quien tiene una forma de conducir bastante agresiva porque quiere adelantar a todos los vehículos, haciendo continuos cambios de carril. Esto es peligroso porque se incrementa la posibilidad de que se cometa un error y no se pueda reaccionar ante un imprevisto. Lo mejor es adecuar el vehículo a la velocidad e ir adelantando poco a poco hasta que el tráfico se disgregue.

Cosas que no sabías que hacías mal al conducir

No incrementar la distancia de seguridad en un túnel

Cuando se entra en un túnel, muchos vehículos no mantienen la distancia de seguridad recomendada. Hay que tener en cuenta que en este tipo de espacios el riesgo de sufrir una colisión es mayor, sumado a que es un área de poca accesibilidad.

Esto hace que un accidente en un túnel sea una situación mucho más complicada. Por este motivo se recomienda mantener una distancia de 100 metros con el vehículo de delante y una distancia aún mayor en el caso de ir detrás de un camión.

Subir el neumático a un bordillo

Seguramente hayas visto más de una vez coches aparcados con una rueda subida al bordillo. Esto no es nada aconsejable, ya que puede provocar deformaciones en los neumáticos, que a su vez repercuten en la dirección del coche.

Apurar el combustible

Si se apura mucho el combustible de un vehículo, se corre el riesgo de que el coche se pare en cualquier sitio. Pero además de quedarte tirado, hay otros inconvenientes, por ejemplo, que el vehículo tenga fallos en el sistema de inducción o dé lugar a otras averías. Por eso, es aconsejable llenar el depósito antes de que este llegue a la reserva.

Descuidar los neumáticos

Los neumáticos son los que hacen que finalmente se desplace el vehículo y lo mantienen en la carretera. Es importante revisar los neumáticos de forma periódica para evitar accidentes. Esto implica ver en qué estado se encuentra la goma, comprobar el dibujo, si es necesario cambiarlos por otros nuevos, comprobar la presión y ponerles aire si es necesario.

Apurar los semáforos

Muchos peatones se saltan los semáforos y cruzan aún en rojo, otros cruzan el paso de peatones sin mirar si viene algún coche. Es por eso, que los conductores han de extremar el cuidado cuando transitan por zonas urbanas. Asimismo, es de vital importancia no apurar los semáforos, pasando muy rápidamente para evitar tener que pararse. Esto puede traer como consecuencia algún tipo de accidente o atropello.

No utilizar los intermitentes

Cuando se está al volante hay que concentrarse en lo que nos rodea e informar al resto de conductores de lo que vamos a hacer. ¿Cuántas veces has visto girar a un coche sin marcar el giro con el intermitente? El no avisar al resto, puede originar una colisión. Es por eso que hay que avisar con bastante antelación de los movimientos que se van a realizar para alertar a los demás coches. No olvides la regla de: “observar, señalizar y ejecutar”.

No respetar los límites de velocidad

Esta es otra de las características de la conducción agresiva. Hay conductores que no atienden a las limitaciones marcadas por las señales, por lo que a veces hasta duplican la velocidad permitida. Hay que tener en cuenta que si se ha limitado la velocidad en algunos tramos, debe haber una razón de peso, que normalmente es porque son zonas en donde suele haber problemas de tráfico o donde hay riesgo de sufrir algún accidente.

Conducir por el carril central

Muchos conductores conducen por el carril central de una vía en la que hay varios carriles. Esto es porque muchos se sienten más seguros conduciendo por el carril central, este pensamiento es equivocado.

Precisamente, el carril central es en el que se realizan la mayoría de  las acciones como adelantamientos indebidos, maniobras mal señalizadas, etc. Por eso es aconsejable circular por el carril de la derecha, a no ser que se desee adelantar o el carril de la derecha vaya hacia otro lugar al que no se desea ir.

Aquí has podido ver varias acciones que se realizan en la carretera de forma habitual y que no son correctas. Seguramente algunas te serán familiares porque has visto a varios vehículos cometerlas, y tú, ¿has cometido alguna vez alguna?

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top