Glosario de términos

Cuota revisable

El renting se está popularizando como una de las modalidades más ventajosas para disfrutar de un vehículo nuevo. No solo entre empresas y autónomos, sino también entre particulares. Entre ellas se encuentran el renting de cuota fija o de cuantía revisable.

Uno de los beneficios que más llama la atención de los vehículos de renting es el hecho de que se suele basar en una cuota fija mensual, que incluye el alquiler, y numerosos servicios, como una parte proporcional del seguro, la matriculación, el mantenimiento y los cambios de neumáticos.

De esta forma tú como usuario, puedes olvidarte de gastos inesperados y de desembolsos excesivos ya que pagarás lo mismo todos los meses. Así resulta más sencillo controlar y prever tu propia economía.

¿Existe el renting de cuota revisable?

Sin embargo, hay otra modalidad conocida como renting de cuota revisable en el que, como indica su nombre, no tiene por qué ser fija. Sino que puede revisarse y, por lo tanto, cambiar según lo pactado entre el usuario y la empresa de renting.

Uno de los factores por los que la cantidad puede variar depende del seguro del vehículo. Eso es debido a que se puede hacer una revisión por el IPC o en el caso de que se comunique algún siniestro del vehículo.

Si por el contrario no se han notificado incidentes, también puede afectar al precio. En este caso se reduciría.

Esto se traduce en que, según las circunstancias, la cuantía del pago mensual puede subir o bajar. En el primer caso es posible que afecte de forma negativa a tu economía y que tengas que hacer algunos cambios en tu previsión de gastos.

Ten en cuenta que, por lo general, la parte proporcional del seguro supone un 20 % del total de la cuota mensual. Así que, si la póliza sube, afectará de forma notable al pago.

Lo mejor es estudiar la cobertura del seguro, escoger las mejores opciones para ti y decidirse por una cuota fija.

¿Por qué es preferible una cuota fija?

Como decíamos antes, una cuantía mensual fija sirve para que puedas calcular y prever todos los gastos relacionados con el coche ya que, fuera de ella, solo tendrás que pagar el carburante y las posibles multas.

Aunque con la asignación revisable existe la posibilidad de que puedas llegar a pagar menos en algún momento tienes que recordar que también puede suceder lo contrario. Con la cuota fija, sin embargo, sabrás en todo momento cuánto vas a pagar mientras dure el contrato de renting.

Además, si tu situación económica no es demasiado estable o tan solo quieres tener bien controladas tus finanzas, la cuota fija te ahorrará quebraderos de cabeza y te garantizará una mínima seguridad. 

Recuerda que una de las ventajas del renting es que puedes escoger la oferta que mejor te convenga dependiendo de la marca y modelo del vehículo y de las características del contrato.

Por tanto, si te decantas por una cuota revisable conlleva que no pudieras estar seguro por completo de cuánto vas a gastar en tu coche tras cada revisión.

Por eso nuestro consejo es que cuando vayas firmar un contrato para vehículos de renting solicites una cuota fija para evitar sorpresas desagradables. Aunque sientas que es más elevado al principio, te arriesgas menos a subidas del importe mensual.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h