Glosario de términos

Kit antipinchazos

Cada vez es más habitual que los coches estén equipados con un kit antipinchazos en vez de la tradicional rueda de repuesto. Esto es debido a que, según las estadísticas, hay muy poca probabilidad de pinchar los neumáticos.

Los fabricantes han decidido sustituir la rueda de repuesto por el kit antipinchazos. Es cierto que algunas marcas de coches permiten elegir entre un neumático normal, una rueda de galleta (rueda de repuesto de emergencia) y un kit antipinchazos.

El kit antipinchazos suele estar colocado en uno de los laterales del maletero del coche. Está compuesto por un bote con espuma sellante, un compresor y una cánula (o tubo corto de goma). Este pequeño tubo sirve para introducir la espuma en el neumático e hincharlo. Asimismo, suelen incorporarse una herramienta que ayuda a retirar la válvula del neumático.

Cómo se utiliza el kit antipinchazos

Existen dos tipos de kits antipinchazos para reparar los neumáticos, los de modo manual y los de modo automático.

  • Con el kit antipinchazos de modo manual hay que conectar el bote a la válvula del neumático, vaciando su contenido mediante un tubo. Seguidamente, se desconecta el tubo de la válvula y se infla la rueda utilizando el compresor.
  • Si tienes un kit antipinchazos de modo automático debes conectar el bote sellante al compresor de aire. Este último se conecta al tubo del compresor que hay que conectar a la válvula de la rueda. Una vez en marcha, el compresor introduce la espuma y el aire hasta que el neumático tenga la presión correcta. Tras su utilización, es recomendable comprobar el neumático tras realizar unos kilómetros y ver la presión de la rueda.

En ambos casos, será necesario encender el motor del coche para no quedarnos sin batería en el compresor.

Ventajas del kit antipinchazos 

  • Ocupa un espacio mucho menor que un neumático y no quitan espacio en el maletero de los coches. Como consecuencia, ya no es necesario tampoco llevar el gato ni otro tipo de herramientas típicas en los coches de antes.
  • Los kit antipinchazos pesan mucho menos que las ruedas, permitiendo un menor consumo de combustible.
  • Al fabricante le supone menor coste incluir un kit antipinchazo.
  • Se evita tener que estar comprobando periódicamente la presión del neumático de repuesto.
  • Su empleo es mucho más sencillo que desmontar una rueda y reemplazarla por otra.

Desventajas del kit antipinchazos

  • El kit antipinchazo solo es útil para pinchazos de ruedas, no para reventones u otra avería en el neumático del coche.
  • Se tarda bastante tiempo en “arreglar” el pinchazo, sobre todo si es la primera vez que se usa.
  • Es necesario parar cada poco tiempo para comprobar el neumático que se ha rellenado con la espuma.
  • Su caducidad es de cuatro años a partir de su fabricación.
  • El coste del kit es de alrededor de 50 euros.
  • En caso de pinchazo, al coste de la renovación del kit, se ha de sumar el coste de la reparación del neumático. En el taller tiene que desmontarlo y limpiar por dentro, sellarán el agujero y volverán a montarlo. El precio de esta operación suele oscilar entre 10 y 30 euros. En conclusión, si sumamos la compra un nuevo kit más la mano de obra del taller, el coste económico es el mismo que el precio de una rueda nueva.
  • Dependiendo del tipo de espuma, puede dañar el neumático dejándolo inservible, por lo que será necesario comprar uno nuevo o dos, para que el dibujo sea el mismo en el eje. Además de reponer el kit antipinchazos.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h