Glosario de términos

Radiador

El radiador, al igual que la bomba de agua, es un importante elemento del sistema de refrigeración del coche. Su trabajo consiste en evitar que se sobrecaliente el motor, intercambiando el frío y el calor en el líquido refrigerante, para que éste trabaje de manera óptima.

Cuando el motor está en marcha y alcanza los 97ºC, el líquido refrigerante comienza a circular a través del mismo, absorbiendo el calor y regresando a las celdas de intercambiadores de calor del radiador. Estas celdas, están en contacto con el aire frío que proviene del exterior del coche. Cuando ese aire entra en contacto con el radiador se consigue reducir la temperatura del líquido que contiene. 

El refrigerante logra circular entre el radiador y el motor gracias a una bomba de agua. Además, el motor consigue que la circulación del fluido se haga de manera constante. De esta forma, el motor mantiene la temperatura adecuada para su funcionamiento. Los radiadores son un elemento esencial para garantizar la refrigeración y el buen funcionamiento del motor del coche.

Elementos que conforman el radiador de un coche

El radiador se encuentra en la zona frontal del motor para que entre mejor el aire fresco que proviene del exterior cuando el vehículo está en marcha. Su funcionamiento se logra gracias a sus dos cámaras o tanques,  inferior y superior, donde se unen los manguitos de transporte del líquido.

Ambas cámaras se incorporan a través de un grupo de tubos de cobre que disipan el calor sobre la superficie y por donde circula el líquido refrigerante. Estos tubos reciben el líquido caliente desde el motor para luego ser empujado a través del ventilador. Una vez pierde calor, el refrigerante regresa a su lugar a través del tanque inferior del radiador. Las tuberías del radiador, por lo general, son de tipo tubular pero pueden existir de tipo laminar.

Cómo comprobar el nivel de refrigerante en el radiador

En primer lugar, debes fijarte en el indicador del control de mandos del coche para comprobar si la temperatura es elevada o normal. Es común que el vehículo se caliente más si el nivel de refrigerante es bajo. Además, si la temperatura está baja, el motor trabaja de forma forzada ya que el valor ideal de la temperatura es de 90ºC.

Es importante comprobar el nivel de refrigerante con el motor en frío. Para añadir el refrigerante debes situar el líquido entre las marcas MIN y MAX que te indica el tanque de reserva.

Por lo general, los radiadores no suelen dar muchos problemas, aun así es recomendable lavar el circuito una vez al año vertiendo carbonato sódico al agua de refrigeración en una pequeña cantidad.  

Fabricación del radiador

El material más utilizado para la fabricación de radiadores es el aluminio por ser un excelente conductor de calor y ser resistente a la corrosión. El aluminio mejora el flujo de soldadura y favorece el intercambio térmico, aumentando la resistencia del radiador y reduciendo el riesgo de escape. Las cámaras laterales del radiador están hechas de poliamida (PA) o el polipropileno (PP), materiales plásticos resistentes al ataque de productos químicos, a la temperatura y a los impactos.

Problemas en el radiador de un coche

Los problemas en el sistema de refrigeración del vehículo se dan por:

  • Contaminantes que se introducen al sistema.
  • El refrigerante se encuentra demasiado diluido en agua.
  • Daños en las mangueras que conectan al radiador con el motor, originando que el refrigerante salga y que el nivel baje. 

Para alargar la vida útil del radiador debes cambiar con frecuencia el líquido refrigerante según indique el manual del automóvil. Un consejo útil es revisar de vez en cuando la cantidad correcta de refrigerante en el radiador, debido a que puede escaparse cuando el radiador se sobrecalienta.

Cómo identificar un fallo en el radiador del coche

Para identificar fallos en los radiadores del coche deberíamos conocer sus partes:

  • Tubos: son los circuitos por donde pasa el líquido refrigerante. Este líquido viene calentado desde el propulsor y llegan hasta los extremos del conducto donde se enfría. Después se deposita en un tanque para utilizarlo más tarde.
  • Juntas: articulaciones que enlazan los elementos para evitar las fugas. 
  • Tapones: tapan la parte superior donde se rellena el radiador para que el líquido refrigerante:
    • No se pierda.
    • Mantenga la presión atmosférica adecuada.
    • Consiga su punto de ebullición correcto.
  • Enfriador de aceite: baja la temperatura del aceite.
  • Laterales: son unos elementos metalizados que se instalan en la misma dirección de los tubos y pretenden reforzar los radiadores.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h