GLosario de términos

Doble embrague

El doble embrague referido a la caja de cambios es un tipo de trasmisión completamente automático de nueva generación.  Esta idea fue conceptualizada por el ingeniero militar francés Adolphe Kègrese poco antes de estallar la Primera Guerra Mundial. Pero no fue hasta la década de los 80 que se hizo realidad de la mano de Harry Webster, quien realizó diferentes pruebas en un Ford Fiesta mk1, un Ford Ranger y un Peugeot 205.

El sistema era muy rudimentario y no muy fiable. Pero quien sí lo incorporó por primera vez fue el Porsche 956 en 1983 en Le Mans y al que denominó cambio PDK y más tarde lo haría Audi en su Quatrro S1 para el Mundial de Rally. Hubo que esperar hasta el cambio de siglo para que se empezara a comercializar. Hay quien dice que el primero en estrenar este tipo de caja de cambios automática doble embrague fue el Audi TT con cambio S-Tronic y otros que el Volkswagen Golf R32 con cambio DSG.

Lo que sí es cierto es que existen diferentes fabricantes que incorporan esta caja de cambios doble embrague en sus coches, pero con diferente denominación. Generalmente, se trata de siglas como DSG en Volkswagen, Seat y Škoda; DKG en BMW; S tronic en Audi, etc. 

Por lo general, este tipo de cajas suelen estar concebidas y fabricadas de manera total o parcial por empresas externas a la casa de fabricación de vehículos. Las más conocidas son Borg Warner o Getrag.

Qué es una caja de cambios doble embrague

Se trata de cajas de cambios automáticas que tienen dos embragues. Uno de ellos actúa sobre las marchas pares y el otro sobre las impares. Esto quiere decir que hay dos marchas que están engrandas, pero solo una está desembragada. Así, al cambiar de marcha, uno de los embragues se desacopla y el otro se acopla. De este modo, se evita que haya interrupción en la transmisión de la fuerza del motor y el cambio de marcha es mucho más rápido que en los tradicionales.

En definitiva, se trata de un sistema con características muy similares al de un cambio automático. La diferencia entre ambos reside en que en el doble embrague no existe pérdida de potencia del convertidor de par.

Como consecuencia, este tipo de cajas de cambio de doble embrague es una de las opciones favoritas de muchos fabricantes y conductores a la hora de optar por un sistema u otro de transmisión.

Cómo funciona una caja de cambios doble embrague

La centralita del coche, en función de la posición del acelerador o del régimen de giro de motor, envía la orden de cambiar la marcha. El que se encarga de accionar el embrague y engranar la velocidad correspondiente es un mecanismo hidráulico.

La diferencia con un cambio manual es que el de doble embrague posee dos embragues, dos ejes primarios y dos ejes secundarios. Esto es como si hubiera dos cambios que actúan paralelamente. Estos embragues pueden ser monodisco en seco o multidisco húmedo. La última opción es la más habitual debido a las ventajas que tiene. Estas son mayor control de la temperatura del embrague y acoplamiento más suave. 

La desventaja es que requiere mayor cantidad de aceite en el circuito de la caja y esto hace que su mantenimiento sea más caro. Para que te hagas una idea, el precio del aceite de transmisión suele costear el doble o el triple que el aceite de motor.