Glosario de términos

Ciclo Otto

Los motores de combustión interna reciben el nombre de ciclo Otto. El motivo es porque la energía mecánica que se origina a partir de la combustión se produce dentro del cámara destinada para ello.

Esta combustión de oxígeno y carburante provocan el movimiento de un pistón, que a su vez provoca el movimiento o avance del vehículo. Este proceso tiene diferentes formas, pero el ciclo Otto es el más común entre los motores de gasolina.

Origen del ciclo Otto

El motor de ciclo Otto fue ideado por el inventor francés Alphonse Beau de Rochas en 1862. Sin embargo, no fue hasta cuatro años después cuando se construyó el primer motor de este tipo en sus dos versiones de dos y cuatro tiempo. Este fue construido por el alemán Nikolaus August Otto, quien, tras un pleito, tuvo que compensar económicamente al inventor francés. No obstante, el alemán fue quien se quedó con la fama y quien dio nombre al motor de gasolina que conocemos hoy.

Tipos de motor

Motor de cuatro tiempos. Este motor empleo cuatro fases para completar el ciclo. Este último se lleva a cabo en las fases de admisión, compresión, explosión y escape. En todo el proceso usa dos giros del cigüeñal. Este motor es el que más se usa a día de hoy. Los motivos son varios: ofrece un mejor rendimiento, contamina menos, consume menos y producen menos situaciones y desgaste. Sin embargo, pesa más, es más caro y el gasto de reparación es mayor.

Motor de dos tiempos. Se emplea, sobre todo, en aquellos motores de poca cilindrada y más económicos. Este tipo de motor es mucho más sencillo, ya que no posee un sistema de distribución.Por otro lado, que era una deficiencia de este motor es menor, aunque ofrece una mayor potencia en igualdad de cilindrada que el de cuatro tiempos. Otra ventaja de este motor es que se puede instalar en cualquier posición porque no emplear el cárter para alojar el aceite. Estos debido a que ella se incluye la mezcla para lubricar las piezas. Para completar todo proceso sólo necesita un único giro del cigüeñal.

Rendimiento

Para que un motor de ciclo Otto trabaje a pleno rendimiento, debe tener una proporción de aire y combustible equilibrada, aunque para ello dispone de un margen muy estrecho. A dicha proporción se le conoce con el nombre de factor lambda y su proporción estequiométrica es de 14,7 partes de aire por una combustible.

En el caso de administrar más aire, la mezcla se empobrecerá, aunque las emisiones, los consumos y el par máximo se verán reducidos. En cambio, si la proporción de aire es menor, y el par y la potencia aumentarán, pero el motor del vehículo consumirá más dimitirá más gases contaminantes.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h