Laura / 23 octubre 2021

¿Necesitas repuestos para tu coche? Hoy son un 44% más caros que en 2013

Es probable que, en más de una ocasión, al encontrarte con una pequeña avería en tu coche o un accidente menor, hayas decidido repararlo por tu cuenta buscando y comprando los repuestos personalmente. Del mismo modo, también has podido llevar el coche a un taller y te has encargado de localizar tú mismo las piezas, con la esperanza de ahorrar un poco de dinero. 

Sea cual sea el caso, aunque quizás puedas ahorrar un poco, tenemos una mala noticia: de promedio, los repuestos son un 44% más caros que hace 8 años.

Mucho más que la inflación

A priori, es fácil pensar que este incremento está relacionado con la inflación y que es completamente natural. Pero esto se aleja mucho de la realidad: en España, la inflación acumulada para el periodo entre 2013 y 2021 es de aproximadamente el 13%. Esto supone que el  precio actual de los repuestos ha superado ampliamente a la inflación, incluso más de tres veces.

¿A qué se debe este aumento?

La responsabilidad podría recaer en las marcas de automóviles. Esto sucede porque la mayoría de las piezas de un coche, principalmente las de carrocería, cuentan con estrictas restricciones, relacionadas con las patentes de diseño. En consecuencia, los fabricantes de repuestos no pueden producirlas sin autorización.

Así pues, las casas matrices son las únicas proveedoras de este tipo de partes. Algo que podría quedar resumido en que no hay una competencia de mercado justa, pues para ellas resulta muy sencillo inflar los precios. 

Este fenómeno se puede apreciar perfectamente en piezas como las parrillas delanteras, cuyo coste ha aumentado un 9% en apenas un año; o los maleteros y faros traseros, que han sufrido un considerable incremento, de más del 60%, desde el año 2013. A su vez, otras piezas de carrocería incrementaron su valor en un 6% en tan solo un año.

Por otro lado, en piezas internas o de motor, es posible que este efecto se vea mermado levemente, ya que en este grupo hay piezas que no varían mucho entre un modelo y el siguiente, o incluso entre modelos diferentes. Por esta razón es más sencillo para los fabricantes de repuestos eludir las restricciones de patentes y producir dichos repuestos. 

Aunque, por lo general, es recomendable utilizar repuestos originales, es posible conseguir repuestos producidos por otras marcas con muy buenos estándares de calidad. Además, su existencia genera un ambiente de competitividad más sano que beneficia al consumidor, ya que se reducen los precios.

En cualquier caso, los consumidores y propietarios no son los únicos afectados por este fenómeno, puesto que las aseguradoras han sufrido también el impacto. En este sentido, en 2013, el costo promedio de una reparación de coche por parte del seguro era de 2400 euros, mientras que actualmente se ubica en los 3100 euros. Esto representa un aumento del 30%. De la misma manera, los talleres que ofrecen servicios completos y se encargan de suministrar los repuestos a los clientes, han visto sus ganancias afectadas y han tenido que aumentar sus precios finales, debido a que tienen que cubrir gastos más elevados en los repuestos que adquieren.

¿Son las piezas de segunda mano una buena opción?

Una de las soluciones más recomendadas por los mecánicos para ahorrar algo de dinero a la hora de comprar repuestos, es la de adquirirlos de segunda mano o piezas de desguace. Muchas de las piezas que se pueden conseguir de esta manera no han sufrido un desgaste importante. Eso sí, lo más recomendable es acudir personalmente al lugar de venta para ver el producto, o dejar que un profesional se encargue de inspeccionarlo. Si esto te resulta imposible, lo mejor será que hagas tu compra a través de un sitio web que te ofrezca las garantías necesarias.

Con este método podrás encontrar desde piezas de motor, pertenecientes a coches que han tenido poco uso, hasta piezas de carrocería de vehículos siniestrados que tengan las piezas que tú necesitas en buen estado. Los faros y retrovisores son dos de los artículos más comprados en desguaces. 

También recuerda que un repuesto de segunda mano es una muy buena opción cuando se trata de una pieza delicada que, para que cumpla su correcto funcionamiento, deba ser completamente original, es decir, que sea hecha por la misma casa fabricante del vehículo. Esto te permitirá ahorrar un poco pero, aún así, garantizar el funcionamiento adecuado de tu coche.

Ten en cuenta el coste de los repuestos antes de adquirir un coche

Hay muchas razones por las cuales nos enamoramos de un modelo de coche en particular. Por ejemplo, la potencia, el espacio, la autonomía, el confort, entre otros. Pero un factor muy importante que no debemos dejar de lado es el coste de los recambios y mantenimientos posteriores a la compra. 

Por ello te recomendamos que te asesores bien sobre este tema cuando estés considerando comprar un vehículo, para que evites gastos desorbitados cada vez que tu coche requiera de alguna reparación.

Con el renting no tendrás que preocuparte por los recambios 

¡Olvídate de los gastos en repuestos y reparaciones con el renting!

El renting consiste en alquilar un vehículo durante un plazo de entre 2 a 5 años a cambio de una cuota fija mensual. Con esta modalidad puedes conducir cualquiera de los coches ofertados en el catálogo de renting con la garantía de estar al volante de un coche nuevo en las mejores condiciones, tanto de equipamiento como tecnológicas y de seguridad. . 

Una vez elijas el modelo de coche y el kilometraje a recorrer, empezarás a disfrutar de todas las ventajas del renting, entre las cuales destaca que en la cuota fija a pagar se incluyen todos los gastos de mantenimiento, reparaciones, seguro, ITV y hasta varios cambios de neumáticos. De este modo, puedes olvidarte de los gastos relacionados con las reparaciones los repuestos, que corren a cargo de la empresa de renting. 

Puedes optar por el tipo de sistema de movilidad que más te guste o que más te convenga como autónomo o empresa, y disfrutar de un coche o una flota de vehículos, ya sea eléctrico, híbrido o de combustión. 

¿Y si elijo un coche de segunda mano? Siempre tienes esta opción, pero si no dispones de una reserva para encargarte de las revisiones, reparaciones y el mantenimiento de tu coche, la mejor alternativa que te garantiza que tu bolsillo no se llevará ningún susto es el renting. ¡No lo dudes más! Contacta con nosotros, te asesoraremos en lo que necesites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

O llámanos tú al
91 078 39 50

Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h